entradas en '' categoría

La virtud de la justicia no se adquiere por medio del sufrimiento

Pregunta: ¿Si tenemos que construir una nueva relación más elevada que el placer, eso significa que dejamos de disfrutar?

Respuesta: Todo depende de qué es lo que yo disfruto. Debemos exigir placer; no debemos buscar sufrimientos. Al contrario, debemos disfrutar pero por la conexión, adhesión, amor fraterno, el amor del Creador. Nadie dice que tenemos que llorar.

Nuestra vasija es un deseo de disfrutar que demanda constantemente y se revisa para ver si ha recibido un llenado o no, yo trabajo con una “pantalla y la Luz que Retorna” cuando restrinjo mi deseo. Pero no puedo sufrir por esta restricción ya que esto no sería plenitud; no sería el estado correcto. Si sufres a causa de una cierta acción que has realizado, no es una acción plena. No es una acción espiritual.

Esto puede llevarte eventualmente a las acciones espirituales mediante el reconocimiento del mal, gracias al cual entenderás que tienes que cambiar. Pero debes saber que eso no está bien. Una acción espiritual debe realizarse con alegría. No hay ningún dolor en ningún movimiento ni en algún peldaño espiritual, ya que de otra manera no es plenitud. Sé que he llevado a cabo una acción espiritual si realizo un acto de otorgamiento y disfruto del hecho de que otorgo. Es como una madre que le da a su hijo y lo disfruta incluso más que el niño. Debe haber placer en cada acción ya que el Creador quiere traer placer a los seres creados.

Después comenzamos a descubrir que en esas acciones de otorgamiento existe un placer 620 veces más grande. Esta es la razón por la que tantas personas en la historia se han torturado a sí mismas sólo para sentir al Creador y no alcanzaron nada ¿Qué podían sentir si se provocaron aflicciones a sí mismos? No es la manera correcta.

Por el contrario, es tu ego humano el que te promete que puedes acercarte al Creador de esta manera. Es por eso que existen ayunos tradicionales y restricciones en diferentes religiones. Después de todo, las religiones fueron creadas gracias al ego, después de la destrucción del segundo Templo y de la desaparición de la espiritualidad, donde las personas fueron dejadas en la oscuridad, y por siglos percibieron la espiritualidad desde el punto de vista del ego, del deseo de disfrutar.

El ego entiende sólo el placer corporal impuro. Esto significa que la acción opuesta a ello es sufrimiento. Entonces quien se tortura y restringe más, sentado en la misma posición todo el día, meditando o viviendo con un tazón de arroz es aparentemente justo.

Pero en el sentido espiritual justo es lo opuesto: la meta es traer placer a los seres creados, entonces si quieres seguir esta meta en cada acción que realizas, debes alcanzar el placer, pero sólo por el otorgamiento. Esta es la parte difícil. Después de todo, ¿cómo puedo disfrutar del otorgamiento si soy opuesto a este? Entonces la Luz que Reforma viene y me reforma.

Es muy simple; sólo debemos aferrarnos constantemente a este principio. No hay espacio para aflicciones y sufrimiento; al contrario, si aspiramos a la conexión desde el principio, debemos sentir que mediante eso logramos vida y placer. Es por ello que la garantía mutua es tan importante porque deja que cada uno sienta cuán importante es la meta, el espíritu elevado, que es como una bocanada de aire fresco.

¡Resulta que el placer no sólo es permitido, sino que es obligatorio! El placer es un signo de avance. No hay una prohibición con respecto a disfrutar; toda la idea es la forma en que disfrutas. En este momento, disfruto del hecho de recibir a cuenta de otros y daño a otros, domino a alguien, lo oprimo y me siento por encima de él: recibo una gran recompensa, dominio, y entendimiento. Tengo que dirigir este placer en dirección opuesta: como trataría a quien amo, como a mi propio hijo o a alguien cercano a mí.

Si yo trato a un extraño de esta manera, esto abrirá un campo de estudio para mí, un lugar donde puedo ver si realmente cambio o no, si recibo placer de ayudar a otros. Los otros pueden seguir siendo extraños y distantes de mí, pero yo me corrijo y así otorgo a otros y disfruto este otorgamiento.

Si no disfruto, esto no se considera como una acción espiritual. La intensidad de la acción se mide no de acuerdo a cuánto darle a otro, sino de acuerdo a cuánto lo disfruto en mis deseos. Así es exactamente como avanzamos. Es un punto muy importante en el cual tienen lugar todas las clarificaciones.

(84641 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 29 de julio del 2012, Shamati # 2)

Material Relacionado:

El privilegio de ser feliz de otorgar
Sufrimientos innecesarios
El doble sufrimiento del amor

No por la cantidad, sino por la calidad

Pregunta: No muchos se sienten atraídos hacia la Cabalá hoy en día ¿Debemos esperar el despertar de nuevos puntos en el corazón de acuerdo a nuestra diseminación?

Respuesta: No tengo una respuesta precisa para esta pregunta. No quiero decir nada acerca de lo cual no hayan escrito los cabalistas. Pero debes entender que hay un héroe en cantidad y hay un héroe en calidad. Se nos dice: “Ustedes son los más pocos de entre todos los pueblos”. Así, en el futuro también habrá pocas personas, como los miembros de nuestros grupos en todo el mundo y además “fans”, círculos exteriores, que no estén dirigidas directamente hacia la Cabalá, pero que nos escuchen y apoyen y se sientan cercanos a nosotros.

Somos muy pocos, pero fuertes y poderosos en altura, entendimiento, en reconocimiento, en nuestra conexión con la Santidad. A través de nosotros, como a través del relámpago, fluirán hasta la tierra las fuerzas, las recomendaciones, los planes y eventos para el público general. Entonces cuando no tengan opción o tal vez porque nos crean, las personas se acostumbrarán a nuestro mensaje.

Si existe una persona con visión que guíe a un grupo de personas ciegas, Baal HaSulam dice que pueden seguirlo y estar seguros de que llegarán a la meta. Yo no pienso que nada cambie seriamente en este escenario.

Nosotros damos conferencias y organizamos mesas redondas, cursos abiertos, pero no para acercar a las personas, no para traerlas a nuestras filas. Al contrario, debemos trabajar en su “territorio”, y transmitirles a ellos el método de corrección “popular”, general y no nuestro método especial. Los Masajim (pantallas), Luces, vasijas, Partzufim, restricciones, todo esto no es para ellos. Las personas sólo necesitan saber acerca de la corrección general que facilitará la vida corporal.

Este es nuestro mensaje para el público. No debemos “inyectarles” la Cabalá y el material elevado. Debemos hablarles a las personas al nivel del ojo, del “pulso de su corazón”, acerca de lo que les preocupa: la educación de sus hijos, sus problemas diarios, etc.

Debemos enfatizar y evocar su deficiencia un poco y mostrarles que podemos sosegarlos y llenarlos con nuestro método.

(84543 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 1 de agosto del 2012, “Introducción al Libro del Zóhar”)

Material Relacionado:

De acuerdo a las leyes de la burbuja
Diferentes necesidades, una solución
Los instructores de educación Integral: Valen su peso en oro

El Creador no necesita nuestro sufrimiento

De la carta de Baal HaSulam (No. 8): Hemos visto desde hace siglos hasta el día de hoy, cómo muchas personas han envenenado sus vidas con todo tipo de sufrimientos y auto torturas, y todo con el fin de encontrar algún tipo de significado en el servicio del Creador, ¡o para llegar a conocer al que comanda al mundo! Y todos ellos han desperdiciado su vida en vano, y dejaron este mundo como llegaron a él, sin haber logrado nada, ¿y por qué el Creador no respondió a sus plegarias? ¿Por qué Él se mostró orgulloso ante ellos? ¿Por qué, realmente, Él no se movió hacia ellos? Y es que Él es llamado “el más orgulloso de los orgullosos”.

En la raza humana, se vive un amargo engaño que los impulsa a transitar por caminos equivocados en la búsqueda de la fuerza más elevada por las razones de sus malas vidas. Esta búsqueda no es correcta porque nosotros necesitamos buscar no entre el mal, sino clarificar dónde está la fuente del bien y esforzarnos por ir hacia Él, hacia el alcance de la similitud con Él, en lugar de esperar en tu estado actual y exigir que Él mejore tu vida en el mismo lugar en el que te encuentra ahora.

Es por eso que Baal HaSulam escribe en su carta que: Vemos desde hace siglos hasta el día de hoy, cuántas personas han envenenado sus vidas con todo tipo de sufrimientos y auto tortura, todo con el fin de encontrar algún tipo de significado en el servicio del Creador. Pero ¿qué servicio es este para el Creador si el hombre sufre y es atormentado y al mismo tiempo está buscando también en esto algún tipo de significado elevado? Esta no era la meta.

En tal enfoque existen varios conceptos distorsionados, y por lo tanto todos los que lo siguieron han desperdiciado su vida en vano. Uno trató de mejorar las cosas para sí en su lugar, sin cambiar nada. Otro buscó cómo controlar al Creador en el uso para su propio beneficio. El tercero contaba con acercarse al Creador mediante el sufrimiento y recibir una recompensa por el hecho de que sufrió. E incluso está escrito que: “El sufrimiento ablanda al egoísmo, como la sal lo hace con la carne”. De allí se han derivado el ayuno y la oración, habiendo pasado al interior de todas las religiones.
Y todos ellos han desperdiciado su vida en vano, y dejaron este mundo como vinieron a este porque ese no era el enfoque correcto. El Creador no quiere nuestro sufrimiento. Él no necesita nada de nosotros aparte del alcance de Su grandeza y la fusión con Él, es decir, alcanzar la misma altura.

Todas nuestras acciones, aparte de las que están dirigidas a alcanzar la similitud con el Creador, son completamente inútiles y no llevarán a nada. Y más aun, no asumen que el sufrimiento sea una parte del camino hacia el Creador. Si el hombre sufre, es una señal de que está desconectado del Creador y no simplemente distanciado de Él, sino que está alejándose en la dirección opuesta.
Mientras que la “gota de unidad”, un punto de fusión sólo se alcanza por medio del esfuerzo constante del hombre hacia la similitud con el Creador, como está dicho: “Del amor de las personas al amor del Creador”. Todos los otros caminos, sin embargo, no son los correctos.

Baal HaSulam escribe acerca de eso con un gran dolor, sintiendo mucho lo que sucede en este camino a través de toda la historia de la humanidad hasta hoy ¿Pero qué se puede hacer? Tomando la oportunidad, debemos tratar de explicarles a todos acerca de qué es la verdad.

(84638 – De la preparación de la lección del 29 de julio del 2012)

Material Relacionado:

¿Cómo podemos luchar contra la pesadez?
Sufrimientos innecesarios
La forma inteligente de transitar por la vida

Mi maldad bajo un microscopio de 620 veces de aumento

Todos los eventos se revelan a la persona debido a su percepción incompleta debido a sus sensaciones no corregidas. El mundo se muestra incompleto de acuerdo a la percepción y a la comprensión de la persona. Pero nosotros debemos entender que esta imperfección no está en el mundo externo, sino en nosotros mismos.

La actual crisis global no se desarrolla a nuestro alrededor, sino sólo en nuestra percepción. Pero en el momento que nos corregimos, todos los problemas externos desaparecerán. Esto es debido a que el mundo no existe en sí mismo, sino sólo en nuestras sensaciones, éste está dentro de nosotros. Tan pronto como corregimos nuestros atributos, todos los desastres y los problemas, las tormentas y las crisis desaparecen inmediatamente. Nada de esto existe, la Luz superior simplemente llena toda la realidad…

La diferencia entre la verdad y la mentira está sólo dentro de la persona. En primer lugar al aclarar todos los golpes, ella debe entender que hay un propósito y una razón para estos, como se nos dice: “Yo soy el primero”, lo cual significa la razón, y “Yo soy el último”, que significa el propósito. Estos golpes llegan para que la persona pueda corregirse y darse cuenta de que su percepción de la realidad es falsa.

Esto funciona como una “ayuda idónea”. Puesto que si este mal permaneciera en la persona, ella nunca lo revelaría. Pero dado que el mal se revela en el exterior, es como si éste estuviera en contra de ella, y de esta manera la persona puede discernirlo. Nuestro ego aumenta este mal muchas veces al permitirnos verlo en los demás en su forma más prominente.

Nosotros vemos nuestro mal como si lo miráramos a través de una lupa y lo viéramos 620 veces más grande. Esto nos ayuda a revelarlo y es llamado una “ayuda idónea”.

Yo revelo este mal en los demás, pero entiendo que es lo opuesto y que está dentro de mí, y por lo tanto puedo corregirlo. La persona tiene que comprobarse a sí misma constantemente y comprobar si tiene la percepción correcta: De inmediato ella debe convertir todo el mal que ve en el exterior, verlo en sí misma, y corregirlo.

Así que cuando identifico con lo que hay por fuera de mí, yo percibo que este atributo es bueno para mí. Lo acepto y estoy en él al corregirme a mí mismo. Gracias a esto, puedo observarme con respecto al grupo, con respecto a los demás, con respecto al Creador.

Resulta que la percepción de la realidad externa me ayuda a encontrar el mal en mí dentro de mi reflexión interna, y a entender que no es el mundo el que está destruido, sino que soy yo quien está en ruinas, puesto que así es como se revela mi mal. Es al corregirme yo mismo que puedo corregir al mundo entero. Esto se llama “juzgarme a mí mismo y al mundo entero en la escala del mérito”.

Esperemos que seamos capaces de entender y de digerir esto, de percibir esta imagen y transmitir este enfoque correcto y saludable al mundo entero, a todas las personas. Entonces, por medio de la corrección del hombre, podemos curar todos los problemas. La primera dificultad es cambiar nuestro enfoque y en vez de corregir al mundo, debemos entender que debemos corregirnos a nosotros mismos.

De acuerdo con la sabiduría de la Cabalá, el mundo entero que nos rodea es un reflejo de nuestros atributos internos, al igual que un espejo. Sin embargo, con el fin de hacer que esto sea sencillo, debemos explicar que la persona debe corregirse a sí misma primero, para poder corregir luego al mundo. Esto se debe a que la persona corrupta construye un mundo corrupto y la persona corregida puede construir un mundo corregido.

(84700 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/2/12, Escritos de Baal HaSulam)

Comprobando por medio de la acción

Al esforzarnos por avanzar hacia la meta de la creación, descubrimos la destrucción dentro de nosotros mismos. Por el contrario, aquellos que no se esfuerzan por ir hacia adelante no descubren la destrucción en el interior de sí mismos. Exactamente de la misma manera, uno puede revelar el mal funcionamiento de un automóvil sólo si uno enciende el motor del automóvil y trata de moverlo. De lo contrario, todo parece estar en orden. Yo no he encontrado todavía ningún problema dentro de mí, y le atribuyo el mal a algo diferente.

Es por eso que sólo aquel que se esfuerza en dirección a la meta revela la destrucción, sólo aquel que se esfuerza en dirección a la unidad del grupo descubre cuán lejos está de esta. El movimiento hacia el bien y la lucha por el bienestar nos lleva a una mala sensación, a la realización del mal.

¿Para qué? Para que en el siguiente nivel yo pueda gritar pidiendo ayuda, elevar el MAN (oración). Y entonces reciba los cambios, las cualidades del otorgamiento. Ahí es donde ocurre el movimiento y no ocurre en nada diferente. Uno debe verse a sí mismo en esto.

Así pues, yo he estado haciendo esfuerzos, estuve unido con el grupo, y quería estar con los amigos para llegar al mundo espiritual, quería llegar al otorgamiento, al Creador. Y ¿Qué recibí como respuesta? La realización del mal: se me muestra que no quiero avanzar hacia el Creador, que no quiero estar en el grupo. Yo descubro mi verdadero estado, la verdad sale a la luz.

Si desisto ahora, entonces perderé la oportunidad de que esta revelación se presente. El Creador dijo: “Yo he creado la inclinación al mal, he creado la Torá como una especia”. Esto significa que ahora comienzo a partir de la inclinación al mal, y que hasta ahora he trabajado con el fin de revelarla.

En primer lugar, a fin de revelar el mal, yo debo estar conectado con el grupo, con el estudio, con el Creador, y con otros medios. Como consecuencia, se me ha revelado la inclinación al mal. Posteriormente, me  dirijo a una súplica (MAN) por la Torá, la especia, la Luz que Reforma, la cual está oculta en el interior de ella.

En realidad, todo eso es bueno. Puesto que si fuéramos a juzgarlo desde el punto de vista del otorgamiento, entonces la revelación del mal sería la esencia del bien. Pero ¿cuando se logra la revelación?

Y entonces, llega a mí el siguiente estado, yo he recibido la respuesta, MAD, de Aquel que está por encima de mi súplica. Esta respuesta puede ser tan grande, que alcanzaré la conexión de grupo y una vasija en la que revelaré la Luz. Entonces la Luz y la vasija se volverán otorgamiento, el cual alcanzo después de numerosas acciones similares.

De esta manera, por una parte, la recepción, la inclinación al mal son siempre características mías, pero por la otra, yo obtengo la fuerza del otorgamiento, la Luz.

(84186 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 29 de Julio del 2012, Escritos de Rabash)

El amor adorna la vida y también la estropea

Mi esposa es mi espejo. Después de todo, yo nunca he visto a mi pareja, sino que en él o ella veo un reflejo de mis cualidades. Por ejemplo, no entiendo el estándar de belleza aceptado en China. Veo a una mujer que tiene una reputación de ser una verdadera belleza, y me pregunto: Yo nunca la llamaría hermosa. Para mi gusto, su cara es demasiado redonda, sus ojos son demasiado angostos, y su pelo es demasiado recto. Todo esto me parece poco atractivo.

Pero una vez leí un artículo de un periodista chino sobre el concurso internacional de belleza “Miss Asia”, y éste decía que la niña no habría ganado en China porque sus ojos eran demasiado grandes. Yo me quedé simplemente aturdido de ver cuán diferentes eran nuestras percepciones acerca de la belleza, eran totalmente opuestas. Es por ello que no podemos entender a los demás.

De ello se deduce que yo miro a la chica que está ante mí y proyecto sobre ella todos mis ideales sobre la belleza. Y si no asciendo por encima de ellos, esto afectará toda nuestra relación. Yo no lo percibo a él o a ella como es, con todas sus verdaderas cualidades, sino que veré en ella el reflejo de mis propiedades, mi gusto.

Cuando uno mira a una persona de una manera imparcial, es imposible determinar de manera absoluta si él o ella es hermosa o no. Pregúntale a cualquier madre, y ella te dirá que no hay nadie en el mundo que sea más lindo que a su hijo. Como se nos ha dicho, “el amor cubre todos los pecados”.

Y por el contrario, nuestro ego, el odio, desfigura toda la belleza. La apariencia de una persona a la que odio también se vuelve insoportable. Y a pesar de ser objetivo, yo estoy dispuesto a admitir que según mi criterio, él o ella al parecer tienen una cara bonita, pero yo lo odio por otras razones.

Sólo los seres humanos muestran dicha actitud. Los animales no se fijan en la belleza, ellos valoran en los demás el poder, la capacidad de procrear, de tener crías sanas, y de criarlas hasta que sean independientes.

El hombre, sin embargo, se daña con la noción de la belleza. En realidad, esto no es belleza, sino la demostración de mi ego: las condiciones especiales que yo le presento el lado opuesto, las cuales superan el mínimo necesario requerido del cuerpo físico.

Si miráramos a los demás de forma racional, natural, yo vería ante mí a una mujer sana y fuerte con la cual estaría dispuesto a casarme. Después de todo, veo que ella organizará bien la casa. En el pasado, la gente solía elegir al cónyuge sobre la base de este principio simple y egoísta. O tomaban en cuenta la posición social, la riqueza. La gente no le prestaba mucha atención a la belleza, sino que solía elegir al cónyuge sobre la base de razones simples y pragmáticas: lo cual es bueno para la vida.

Más a menudo, incluso los padres, no los jóvenes, acostumbraban elegir y actuar como agencias matrimoniales para las parejas. Esta era la costumbre en la mayoría de las culturas. O pedían la asesoría de una persona inteligente, respetada. En nuestros días, repentinamente llegamos a tal distorsión que esto en particular, nos obliga a realizar la corrección.

Hoy en día sólo tenemos en cuenta si nos amamos uno al otros o no. Todas las películas nos hablan sólo de un amor así. Antes no era así. Nosotros no entendemos cómo vivía la gente hace cien o doscientos años. El amor o la atracción mutua no estaban en el campo de visión. La atracción sexual jugaba un papel, pero no tiene nada que ver con lo que hoy entendemos por el concepto de amor. Este se ha desarrollado sólo muy recientemente y ha deteriorado toda nuestra vida…. Por lo tanto, si lo utilizamos correctamente y “cubrimos todos los pecados con nuestro amor”, si lidiamos con nuestro impulso de amar u odiar al otro de esta manera particular, tendremos éxito.

(84620 – De una “Charla sobre formación integral” del 31 de Julio del 2012)

Material Relacionado:

El matrimonio de acuerdo a los cálculos espirituales
El amor que cubre todas las transgresiones
Espejito, espejito, muéstrame toda la verdad

“Estudio: Forzar genuinamente una sonrisa disminuye el estrés”

En las noticias (de The Atlantic, Ciencia psicológica):

PROBLEMA: La felicidad nos hace sonreír, pero ¿sonreír nos hace felices? ¿Incluso si es una sonrisa fingida manteniendo tu boca abierta por medio de palillos? Existe la sonrisa estándar que se localiza en los músculos alrededor de tu boca, y la sonrisa genuina (o Duchenne) la cual se extiende hasta los ojos, y al menos anecdóticamente, ambas se ven y se sienten cálidas y más naturales. ¿Trabaja una mejor que la otra?”

METODOLOGÍA: En un experimento digno de sonreír por derechopropio, los investigadores usaron palillos para manipular los músculos faciales de sus 169 participantes para mantener una expresión neutral, una sonrisa estándar o una sonrisa Duchenne. Además de poner los palillos, algunos fueron explícitamente instruidos para sonreír. Entonces, fueron sometidos a una serie de actividades multifuncionales inductoras de estrés, con las cuales lucharon tratando de mantener los palillos en sus bocas. La velocidad de los corazones de los sujetos y los niveles de estrés reportados por ellos mismos, fueron monitoreados cuidadosamente”.

RESULTADOS: Los participantes que fueron instruidos a sonreír se recuperaron de las estresantes actividades con velocidades del corazón inferiores que los participantes que sostuvieron una expresión natural, y aquellos con sonrisas Duchenne fueron los más relajados de todos, los más positivamente afectados. Aquellos que forzaron la sonrisa sostenida con palillos también reportaron sentimientos más positivos que aquellos que no sonrieron en absoluto”.

CONCLUSIÓN: Cuando una situación te tiene en una sensación de estrés o de nerviosismo, aun la más forzada de las sonrisas puede disminuir genuinamente tu estrés y hacer que te sientas más feliz”.

Mi comentario: También el método de llevar a la gente al estado perfecto está basado en la corrección consiente de nuestra naturaleza, en trabajar en nosotros mismos, en el que un nuevo habito se vuelve una nueva naturaleza, y las acciones repetitivas muestran nuestras cualidades las cuales están escondidas de nosotros.

(84570)

Lección diaria de Cabalá – 08.06.12

“Introducción al Libro del Zóhar”, ítem 63, Lección 25

Vídeo: Descargar

Audio: Descargar