No te avergüences de jugar

El primer grado espiritual es el más difícil.¿Por cuántos trabajos pasa un niño pequeño para dar sus primeros pasos? ¿Cuánto trabajo le cuesta a él agarrar algo, decir la primera palabra? ¿Cuánto esfuerzo interno le hace aplicarla naturaleza? ¿Por qué? ¿Por qué no podemos desarrollarnos de manera pacífica, libre?

Miren cómo trabajan sin parar los niños pequeños, los siete días de la semana. Un niño puede tener una fiebre muy alta, y aun así juega y quiere algo. No hay molestias, nada lo detiene, él es muy terco y persistente. Y nosotros tenemos que seguir su ejemplo. Tenemos que hacer lo mismo para entrar en el mundo superior, para convertirnos en adultos.

Bueno, después de saber y comprender todo esto, aunque no del todo, el mismo niño, quien ya sabe cómo caminar y hablar a la edad de cuatro, cinco, seis años; inicia un proceso de adquisición del conocimiento completamente diferente, con más conciencia. Aquí, en el proceso de alcance del estado superior, nosotros obtenemos herramientas más conscientes. Ya hemos pasado la primera etapa, ya sabemos cómo conectarnos, con quien “jugar”, como un niño que a la edad de tres años adquiere un sentido de aquellos que lo rodean y empieza a entender un poco que es mejor jugar con los demás que hacerlo solo.

De esta manera desarrollamos las relaciones con los demás: Cómo podemos interactuar con ellos, cómo es posible desarrollarnos realmente de manera sabia, mutuamente, al construir nuestros “juegos”.

Es por eso que nosotros jugamos mucho. Parece ser algo sin sentido, pero de hecho, son juegos muy serios. No los queremos, nos sentimos ridículos. ¡Después de todo, somos adultos, somos gente seria! ¿Qué hacemos? ¿Vale la pena gastarles tiempo?

De hecho, sí, si entendemos que el desarrollo de las nuevas propiedades ocurre en cada etapa del proceso de la misma manera que sucede en los niños, en el juego, en talleres, en todo tipo de acciones conjuntas, nosotros tenemos la oportunidad de acercarnosy por lo tanto atraer hacia nosotros la Luz superior.

Aunque nuestra mente egoísta vea estas acciones como irracionales, como poco serias e infantiles, de hecho, son los ejercicios más elevados porque queremos ir en contra de nuestra naturaleza.

Entonces, después de haber ascendido al primer nivel obtenemos una recarga sustancial de la mente, de la comprensión del esquema inicial, como un niño pequeño que ya está versado en nuestro mundo y que en cierta medida comprende que es bueno y malo, cómo seguir avanzando, de dónde sacar los juguetes y cómo usarlos, cómo desarrollar el juego, cómo aprender algo nuevo, etc. El niño comienza a entender cómo utilizar el mundo de los adultos para su desarrollo posterior. Del mismo modo nos relacionamos nosotros con el mundo superior.

Así que, lo importante para nosotros es escalar al primer grado. Después de eso, todo estará claro, entendido. Posteriormente nadie huirá de nuestros grupos ni volverá de nuevo a esa vida, porque en ella no tenía la paciencia para descubrir la capa superior.

Tenemos que darnos prisa para alcanzar ese nivel, para que podamos ayudar a todos los demás. Con este fin fue que recibimos un despertar hacia el próximo nivel. Nuestra tarea es revelarlo, lograrlo. Según la medida en la que nos esforcemos por hacer esto por el bien de todos los demás, habrá una manifestación de nuestra atracción hacia el otorgamiento. Por lo tanto, recibiremos una porción de Luz superior aún mayor.

(85859 – De la Convención en Kharkov “Unidos para ascender” del 17 de Agosto del 2012, Lección 1)

Material Relacionado:

¿Qué juego jugar?
El juego es un negocio serio
Jugando el juego del otorgamiento

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: