Absorbiendo Todos Los Temores Del Mundo

El estado actual del mundo es mucho peor de lo que sentimos, vemos y sabemos. Es cierto que no hablamos de ello porque los políticos y los economistas no están interesados en crear pánico. Ellos no tienen una respuesta a la pregunta sobre la crisis. No tienen respuesta, y no hay nada que puedas hacer. ¿Por qué debería uno entrar en pánico en vano? Y ellos tienen razón.

Pero nosotros debemos proporcionarles lo impredecible a las personas que están en un estado de miedo a la hambruna, de sequía, de frío, de shock y que ahora se acercan desde todos los costados. Debemos tratar de absorber todos los temores animales del mundo, los miedos en cuanto a la supervivencia. Estos nos ayudan a reunirnos y a revelar esa fuerza, la Luz Circundante (Ohr Makif), que pasará a través de nosotros hacia el mundo, y todo se calmará. Todos los países, las sociedades y las personas comenzarán a interactuar porque ellos entenderán que ésta es la única manera de traer al mundo al equilibrio, que ni la naturaleza inanimada, ni la vegetativa, ni la animada, sino sólo el ser humano perturba la armonía y que todo lo demás se ve perturbado por sus acciones egoístas.

Nosotros carecemos de ansiedad, de la histeria interna. Si ésta estuviera allí, sería más fácil.

Nuestro problema es que estamos desconectados de este mundo y tratamos de encontrar un rincón tranquilo en alguna parte de nuestro lugar más elevado. Esto no es bueno. Por el contrario, nosotros debemos encontrar, por un lado, el estado de la grandeza de la meta, y por el otro, los temores internos, porque nuestro egoísmo se alimenta sólo de éstos. El temor y la grandeza de la meta son dos grandes fuerzas que nos empujan desde atrás (temor) y que nos atrae hacia adelante (la grandeza de la meta). Ellas nos ayudarán a unirnos.

Debemos presionar sobre nosotros mismos para tratar de absorber todos los sentimientos negativos del mundo que surgen en conexión con la crisis y convertirlos en la fuerza de nuestro desarrollo. De hecho, el desarrollo ocurre bajo la ley de “negación de la negación”. Hasta que nosotros no nos sintamos más o menos normales, no llegaremos al siguiente estado. Sólo el sufrimiento o la grandeza de la meta, cuando sufro porque no la tengo, nos hace avanzar.

Hay dos tipos de sufrimiento: el sufrimiento debido a la carencia de sensación y el sufrimiento que proviene del amor insatisfecho.
(85805)
De la Lección Preliminar del 8/16/12, Convención Kharkov “Unidos para ascender”

Material Relacionado:
Todo comienza en Europa
“Podríamos estar ante un siglo de sequía”
El Creador no necesita nuestro sufrimiento

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta