¡El barco en el que zarpa una familia feliz!

Pregunta: Existe un método de tratamiento en el cual dos sicólogos expertos, un hombre y una mujer, trabajan con una pareja casada, y así se crea esta cooperación mutua entre las dos parejas ¿Qué le parece esto? ¿Valdría la pena comenzar a trabajar en la educación integral específicamente en pequeños grupos como este?

Respuesta: No. Pienso que antes que nada, necesitamos separarlos, pero no en grupos diferentes. Necesitamos alcanzar una situación en la cual cada uno de nosotros sea un egoísta separado y ahora nos elevemos hacia una comunidad, donde no haya parejas casadas, nada. Existe sólo nuestro “yo” mutuo con  10 a 15 participantes. No importa cuántos.

Y más adelante, en la forma en que nos conectamos y entendemos que esta es la razón por la cual nos elevamos, y que para esto existimos, veamos ahora ¿cómo es posible hacer un grupo como este en la familia para estar siempre incluidos en este?

Es decir, parece que la familia existe no con el fin de apoyarse mutuamente obteniendo comida, en la reproducción, en sostener el hogar de la familia, lo cual es todo a un nivel muy básico, sino con el fin de apoyarse mutuamente en el ascenso espiritual a pesar de todas nuestras contradicciones. Tenemos suficientes de ellas, y estamos agradecidos de que surjan constantemente, ya que gracias a ellas, somos capaces de realizar el crecimiento espiritual.

Pero esto sucederá cuando nos liberemos de todos nuestros problemas presentes. Cuando seamos capaces de encontrar nuestra integración mutua, entenderemos  que de hecho nuestra familia es un estado maravilloso. Esto significa que se nos dieron oportunidades para un avance muy rápido e ilimitado. Continuemos en cada una de nuestras familias lo que hicimos en el grupo.

Pregunta: ¿Para llevar a cabo este trabajo, nosotros, en cualquier caso, agrupamos a esas personas o no?

Respuesta: Cuando reunimos algunas parejas casadas en un grupo, entonces antes que nada, realizamos una conversación previa con ellas, la cual debe darles una guía psicológica para que dejen de sentir que son pareja. Uno necesita “desmantelar” la relación de ellos, y elevarlos por encima de sí mismos y crear una comunidad, un grupo.

Luego de que un grupo haya sido creado y todo el material haya sido absorbido, cada uno entiende que sólo de esta manera es posible resolver los problemas. Ya que una esposa y un esposo, también son un grupo. Entonces, traten ahora de descender a su nivel corporal y comenzar a elevar su problema o simplemente de no despertarlo. Y traten a partir de este momento de resolver cada problema e incluso el más pequeño como un medio para reforzar su vínculo.

De esta manera, tú los envías a un viaje liberador, con eso les das la sensación de unidad y un sistema de elevación por encima de todos los problemas.

(83913 – De una “Charla sobre formación integral” del 31 de Mayo del 2012)

Material Relacionado:

Secretos de una familia integral
Un hombre y una mujer como rasgos de la naturaleza
Una familia es un apoyo y un modelo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta