El Creador no necesita nuestro sufrimiento

De la carta de Baal HaSulam (No. 8): Hemos visto desde hace siglos hasta el día de hoy, cómo muchas personas han envenenado sus vidas con todo tipo de sufrimientos y auto torturas, y todo con el fin de encontrar algún tipo de significado en el servicio del Creador, ¡o para llegar a conocer al que comanda al mundo! Y todos ellos han desperdiciado su vida en vano, y dejaron este mundo como llegaron a él, sin haber logrado nada, ¿y por qué el Creador no respondió a sus plegarias? ¿Por qué Él se mostró orgulloso ante ellos? ¿Por qué, realmente, Él no se movió hacia ellos? Y es que Él es llamado “el más orgulloso de los orgullosos”.

En la raza humana, se vive un amargo engaño que los impulsa a transitar por caminos equivocados en la búsqueda de la fuerza más elevada por las razones de sus malas vidas. Esta búsqueda no es correcta porque nosotros necesitamos buscar no entre el mal, sino clarificar dónde está la fuente del bien y esforzarnos por ir hacia Él, hacia el alcance de la similitud con Él, en lugar de esperar en tu estado actual y exigir que Él mejore tu vida en el mismo lugar en el que te encuentra ahora.

Es por eso que Baal HaSulam escribe en su carta que: Vemos desde hace siglos hasta el día de hoy, cuántas personas han envenenado sus vidas con todo tipo de sufrimientos y auto tortura, todo con el fin de encontrar algún tipo de significado en el servicio del Creador. Pero ¿qué servicio es este para el Creador si el hombre sufre y es atormentado y al mismo tiempo está buscando también en esto algún tipo de significado elevado? Esta no era la meta.

En tal enfoque existen varios conceptos distorsionados, y por lo tanto todos los que lo siguieron han desperdiciado su vida en vano. Uno trató de mejorar las cosas para sí en su lugar, sin cambiar nada. Otro buscó cómo controlar al Creador en el uso para su propio beneficio. El tercero contaba con acercarse al Creador mediante el sufrimiento y recibir una recompensa por el hecho de que sufrió. E incluso está escrito que: “El sufrimiento ablanda al egoísmo, como la sal lo hace con la carne”. De allí se han derivado el ayuno y la oración, habiendo pasado al interior de todas las religiones.
Y todos ellos han desperdiciado su vida en vano, y dejaron este mundo como vinieron a este porque ese no era el enfoque correcto. El Creador no quiere nuestro sufrimiento. Él no necesita nada de nosotros aparte del alcance de Su grandeza y la fusión con Él, es decir, alcanzar la misma altura.

Todas nuestras acciones, aparte de las que están dirigidas a alcanzar la similitud con el Creador, son completamente inútiles y no llevarán a nada. Y más aun, no asumen que el sufrimiento sea una parte del camino hacia el Creador. Si el hombre sufre, es una señal de que está desconectado del Creador y no simplemente distanciado de Él, sino que está alejándose en la dirección opuesta.
Mientras que la “gota de unidad”, un punto de fusión sólo se alcanza por medio del esfuerzo constante del hombre hacia la similitud con el Creador, como está dicho: “Del amor de las personas al amor del Creador”. Todos los otros caminos, sin embargo, no son los correctos.

Baal HaSulam escribe acerca de eso con un gran dolor, sintiendo mucho lo que sucede en este camino a través de toda la historia de la humanidad hasta hoy ¿Pero qué se puede hacer? Tomando la oportunidad, debemos tratar de explicarles a todos acerca de qué es la verdad.

(84638 – De la preparación de la lección del 29 de julio del 2012)

Material Relacionado:

¿Cómo podemos luchar contra la pesadez?
Sufrimientos innecesarios
La forma inteligente de transitar por la vida

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta