El destino de una nación se determina en la mesa redonda

Pregunta: Usted dice que mediante acciones simples es posible ver un resultado rápido y en realidad sentir una fuerza nueva, poderosa evocada entre nosotros en un par de días, la cual se volverá nuestra más fuerte defensa y arma ¿Qué acciones son necesarias para alcanzar eso?

Respuesta: Yo recomiendo que comencemos a organizar lo que llamamos talleres, discusiones en círculos o mesas redondas. Ahí, discutiremos las cuestiones más importantes que determinan nuestro destino.

Trataremos de elevarnos por encima de todos los egos individuales en esas discusiones en mesas redondas y lo haremos con el fin de encontrar respuestas que surjan del amor, la conexión, y la garantía mutua. Primero, tenemos que averiguar qué es el amor, qué significa la conexión e incorporación en el deseo del otro, qué es la garantía mutua, y el punto en común para que a partir de ello, pueda yo resolver todos los problemas.

Debemos aclarar cómo podemos conectarnos de manera más fuerte y así resolver los problemas económicos, problemas en educación, con las drogas, hurtos, en realidad todos los problemas que afrontamos en la sociedad. No importa de qué hablemos. Lo importante es que toda deficiencia que se revela, es sólo una causa que nos ayuda a aclarar mejor el concepto de garantía mutua.

Entonces, veremos que todos los problemas, incluyendo la amenaza [en Israel] de un ataque de Irán, vienen sólo para que reforcemos la garantía mutua entre nosotros. Es como si viéramos todo desde el otro lado. No anhelamos la garantía mutua para deshacernos de nuestros problemas internos y externos, más bien, todos nuestros problemas internos y externos nos los revela la naturaleza para llevarnos a la garantía mutua, hacia la culminación de nuestra misión, y para unir al pueblo de Israel en la tierra de Israel.

Con el fin de comenzar el proceso de conexión y unidad, todos debemos sentarnos en la mesa redonda. Puede ser una familia o una sola persona sentada en casa frente a la pantalla del TV observando una discusión que tiene lugar en la mesa redonda. El objetivo de la discusión es clarificar la pregunta: ¿Qué significa conexión, garantía mutua, y amor para nosotros, y a qué estado debemos llegar?

Nosotros debemos hablar menos de los problemas; de otra manera simplemente nos ahogaremos en ellos. En su lugar, debemos elevarnos por encima de ellos y hablar de forma más positiva acerca de la conexión, amor, y cooperación mutua, acerca de lo que construye y no acerca de lo que destruye. Entonces, debemos hablar tanto como sea posible de los factores positivos y lo menos posible de los factores negativos.

Yo sugiero que tengamos esos debates en todos lados: en casa y en el trabajo. Hoy, todos están hablando de la amenaza actual, pero la persona está donde están sus pensamientos. No quiero hundirme en la amenaza; quiero elevarme por encima de ella, usar las fuerzas positivas que nos elevan por encima del peligro, y anularlo. Estas operan de tal manera que todas las amenazas a nuestra seguridad y la seguridad de nuestra sociedad, simplemente se desvanecen.

No es una especie de psicoterapia ni un sedante para las personas. De esta manera, nuestro pueblo evocará una nueva fuerza que está por encima de nuestras vidas. Esta es la fuerza de conexión que actúa en contra del ego, en contra de la naturaleza humana ordinaria.

Podemos clarificar y encontrar esta fuerza que nace de nuestra unidad y conexión, y que no sólo existe en la naturaleza. Es por esto que existe una condición en la reunión ante el monte Sinaí. Como está escrito, “Si aceptas la ley, bien. Si no, este será el lugar de tu entierro”.

(85442 – De una “Charla sobre la Nueva Vida” del 12 d agosto del 2012)

Material Relacionado:

Una nación que no existe
La nación de Israel: restaurando la interconexión
El “pueblo elegido” tiene una responsabilidad ante el mundo, quién está dispuesto

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: