El espacio donde están todas las respuestas

Antes que nada, necesitamos determinar exactamente cómo nos movemos en realidad en el camino espiritual.

Al tratar de averiguar dónde estamos, hacia dónde debemos ir, y cómo encontrar significado en la existencia, vemos que todo está estrechamente conectado, entrelazado, y confuso. Al observar la sociedad humana, vemos que todo es desordenado, poco claro, cada uno hace lo que quiere, cada uno tiene su propia teoría, su propia filosofía de vida. En general, este es el caos en el que vivimos. Por otra parte, al estudiar la naturaleza, vemos que todo es lógico, todo sucede de acuerdo a leyes.

La pregunta es ¿Por qué?

Porque la sociedad humana no está sujeta a las leyes de la naturaleza. Nuestro cuerpo obedece a la naturaleza. En la vida, también llevamos a cabo las instrucciones de la naturaleza, pero parcialmente. Y todo esto es humano en nosotros- no animal sino precisamente humano- estamos absolutamente por nuestra cuenta y hacemos lo que queremos.

¿Cómo vamos a organizar a este humano en todos nosotros? Si la humanidad fuera capaz de ello, si entendiera cómo hacerlo, entonces todo sería claro y correcto.

¿Tal vez demasiado claro? ¿Aburrido? ¿Tal vez, en este caso la ilusión de libre albedrío desaparecería? ¿Tal vez tendríamos menos sabor en esta búsqueda, en la vida, en tomar riesgos? ¿O no? He aquí el problema que está oculto en la humanidad.

Cuando llego a la Cabalá, cuando finalmente trato de usarla para descubrir el significado de la vida, cuando yo, no sólo en teoría sino en la práctica, busco entender la profundidad, las bases del mundo, entender qué lo mueve, cómo participar en este y volverme como el mundo entero en mi mente: perfecto, eterno, infinito, entonces averiguo que estoy confundido.

Esta confusión sucede porque constantemente necesitamos conectar dos extremos opuestos del universo: nosotros que somos la parte más baja y justo comenzamos a hacer preguntas y el punto más perfecto, elevado: El Creador, es decir, la fuerza fundamental de este mundo que ha creado todo.

Entre esos dos puntos existe un espacio del que no sabemos nada. Si encontramos este enlace, si lo llenamos con el entendimiento correcto de lo que está sucediendo en este espacio, lo sabremos todo.
[86065]
De la Convención de Kharkov “Uniéndonos para ascender” 17 de agosto del 2012, Taller 3

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta