El ilimitado poder de El Zóhar

Podemos alcanzar todo lo que necesitamos alcanzar, como dice Baal HaSulam, con la ayuda de El Libro del Zóhar. Una persona que entiende el poder de El Libro del Zóhar no lo abandona ni un momento en toda su vida. Esto es porque El Zóhar es una fuente tan grande y poderosa que es ilimitada en su intensidad y su influencia en todos, y es acerca de este libro que se dice: “Gracias a El Libro del Zóhar los hijos de Israel salen del exilio”, y por ningún otro medio.

Entonces si sentimos que estamos en exilio (tendremos que sentir eso, y no es en absoluto simple), tenemos que invertir todas nuestras sensaciones no placenteras en nuestro deseo de recibir, para que sirvan como un ejemplo para una sensación no placentera en el deseo de otorgar, el cual aún no hemos alcanzado y el cual deseamos alcanzar.

Podemos hacerlo si conectamos todos nuestros deseos de recibir en el grupo, y mediante eso comenzamos a cambiar todos los anhelos, las ansiedades, y las esperanzas del deseo de recibir al deseo de otorgar. Así es como sucede si las enfocamos en el grupo, en la conexión entre nosotros.

Entonces primero tenemos que clarificar dónde estoy, en qué estado, qué es importante para mí, qué me hace falta, y cuál es mi actitud hacia el grupo y hacia el Creador, tengo que llevar todos los estados internos de mis vasijas, mis pasiones, mi meta, ansiedades, y esperanzas al grupo. Entro al grupo con todo eso, y entonces todas toman un tono diferente; es como si entraras a una unidad militar de élite donde todo lo que tenías antes toma una dirección totalmente nueva. Mediante la incorporación en el grupo, todas tus deficiencias y deseos se convierten en un almacén de energía donde acumulas fuerzas: las recibes del entorno y puedes actuar: Este es el cambio de oscuridad a Luz, como se dice: “Y la oscuridad iluminará como la Luz”.

Entonces cuando llevo a cabo tal remodelación interna, mediante conectarnos entre nosotros y ser incorporados el uno en el otro, así podemos recibir la Luz que Reforma en lugar de la Luz que previamente sólo abrió tus vasijas, iluminó desde la distancia, y como resultado sentimos varias sensaciones negativas. Ahora, sin embargo, nos elevamos por encima de las sensaciones no placenteras hacia la conexión entre nosotros. No queremos borrar las sensaciones, no cerramos nuestros ojos y las ignoramos, sino que vemos la manera de avanzar hacia adelante. Es bueno cuando hay sensaciones no placenteras, ya que me aguijonean para que me conecte con el grupo, voy al grupo con ellas y quiero su ayuda no para deshacerme de ellas, sino para convertirlas en un poder que me mueva hacia adelante, que me acerque a “No hay nadie más aparte de Él” desde donde se envían todas las sensaciones no placenteras. Entonces seré capaz de estar junto con todos en un acto de conexión y revelación. Así llegaremos a la sensación de que estamos llevando contento al Creador.

Tenemos que tratar de imaginar el estado en el que le estamos llevando contento a Él en nuestra vida corporal, cuán ilimitada es esta sensación, cómo nos eleva por encima del nivel animal al nivel humano, al nivel del que otorga: qué ilimitado placer existe en el acto de otorgamiento comparado con recibir. Esto es porque mediante eso una persona está en equivalencia de forma con el Creador, conectándose con la fuente de energía ilimitada. Entonces al otorgar a alguien, una persona siente que ha trascendido la materia.

Así que leamos El Libro del Zóhar con la intención de que la Luz que viene de este pueda traernos corrección en lugar de la oscuridad que nos hace sentir al principio.
[85520]
De la segunda parte de la Lección diaria de Cabalá 14 de agosto del 2012, El Libro del Zóhar

Material Relacionado:
La geometría de los sentimientos
Comentarios sobre el libro “Los próximos 100 años”
No hay vida sin la garantía mutua

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta