El taller debe encender la chispa de vida

Todos estamos conectados puesto que uno no puede ser impresionado sin los demás. Supongamos que me faltan dos Sefirot para completar el total diez Sefirot, y que estoy totalmente cerrado, sintiendo la oscuridad absoluta. Si yo agrego los atributos que necesito, todo se revela y se enciende repentinamente.

Es suficiente incluir un elemento que falta en el sistema e inmediatamente éste empieza a funcionar, aunque es solo uno de un millar de detalles idénticos. Si la impresión colectiva alcanza el nivel necesario de conexión, ésta determina nuestro siguientenivel, la nueva altura.

En un punto más alto, un gran número de deseos debe conectarse en mayor reciprocidad, en una gran impresión colectiva de la Luz. ¿De qué está hecha esta sensación colectiva? Ellos están impresionados por la conexión entre ellos, por su unidad y por el beneficio que reciben de esta cooperación mutua. Todos dan vida a los demás: la Luz de Ruaj.

Ninguno de nosotros tiene esta Luz, ella se crea como resultado de nuestra conexión. Es el Creador (Bore) al que nosotros revelamos, por eso lo llamamos “ven y ve” (“Bo-Reh”).

La vida se crea por la conexión de las células muertas. Si se conectan correctamente, de repente cobran vida. Hay una cierta fuerza desde el interior que las impulsa a la vida, pero en sí misma es invisible. Nosotros descubrimos esta fuerza superior sólo si “venimos y vemos” al Creador entre nosotros.

Espero que durante los talleres comiencen a descubrir esta impresión interna en la conexión entre ustedes. Las palabras en sí mismas no tienen sentido, la clave es la acción de la Luz que Reforma. La historia en sí sólo nos inspira a conectarnos, a buscar, pero no más que eso.

Queremos alcanzar la impresión de la conexión. Este entusiasmo es llamado Luz que fluirá entre nosotros en esta conexión correcta, en un círculo. Entonces, ¡este círculo se convertirá en un mecanismo que genera la Luz, la vida!

 Nosotros, a pesar de ser tan diferentes unos de otros, nos conectamos en un sistema, como en un esquema eléctrico con un cable, una resistencia, un imán, y una batería que genera tensión en un circuito. Si todas las partes no están conectadas con las demás, el sistema no funciona. Cuando esta cadena está conectada correctamente, comienza a generar en ella la fuerza de la vida. ¡Nosotros comenzamos a descubrir que hay vida en esto: la Luz de NRNHY!

La Luz general de NRNHY es el Creador, “ven y ve”, la Sefira superior, Keter. Cuando alcanzamos la vida, alcanzamos su fuente dentro de ellas, al elemento de vida llamado el Creador. Él se revela en el sistema, en la conexión correcta entre nosotros.

 Esto es lo que yo espero de los talleres y lo alcanzaremos gradualmente. Mientras tanto, tendemos a olvidar esto y a discutir diferentes cosas teóricas. Pero con la ayuda de los pasajes que yo leo, te quiero llevarlos hacia la impresión emocional. A veces hago una pregunta teórica, pero en cualquier caso, yo espero que ustedes se conecten. Este es el único resultado del taller, hasta qué punto hemos conseguido conectarnos por medio del proceso que hemos atravesado.

(84429)
De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/30/12, TES
 

Material relacionado:
El taller un vehículo que lleva al mundo espiritual
Bajo presión

La intersección de todos los deseos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta