En el camino hacia la adhesión infinita

Pregunta: ¿Cómo puedo entender mejor que el mundo depende de mí, y cómo puede el grupo sentir que todo depende de este?

Respuesta: La manera más fácil de recordarlo es que no existe ningún mundo fuera de mí mismo. Es sólo por la ruptura que imagino que todo a mi alrededor no soy yo. Como dice Baal HaSulam, existe sólo un alma en el mundo. En el estado real de Maljut de Ein Sof (Infinito) estamos todos conectados y no hay barreras entre nosotros. Nadie está aislado, estamos en perfecta conexión mutua y cada uno siente a los otros y no a sí mismo. Esta es la imagen real y tenemos que alcanzarla de forma independiente ya que hoy la vemos en su forma opuesta.

En la última, cuarta fase de la Luz Directa el ser creado siente que el Creador lo ama y que Él hace todo por él en absoluto amor sin ningún cálculo propio. Por otra parte, el ser creado siente la sensación opuesta que está acompañada por una impaciencia y sufrimiento tan grande que está dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de no sentir eso.

Tras la restricción el ser creado descubre que puede alcanzar lo mismo y llegar a la equivalencia de forma con el Creador. Entonces decide encontrar un lugar donde puede ser independiente. Se ha separado de Maljut de Ein Sof, pero aún no se vuelve independiente y ha continuado su búsqueda- cómo liberarse de la Luz y aun así adquirir su poder para cambiarse y volverse como esta.

Entonces viene el descenso de la fase uno a la fase dos hasta nuestro nivel actual. Hoy sólo la chispa es evocada en nosotros, cierto vago conocimiento, y a partir de este momento es sólo mediante nuestro esfuerzo que podemos alcanzar las dos fuerzas: el deseo de recibir y el deseo de otorgar para que habiten en nosotros. Entonces seremos capaces de manejarnos y llevarnos a la adhesión inicial por nosotros mismos.

Antes de la Luz, el Creador quien creó este estado nos proporcionó nuestra completa adhesión. Ahora en el camino a Maljut de Ein Sof, escalo los niveles de adhesión mediante mis propios esfuerzos, mediante mi auto reconocimiento, mediante sentirme a mí mismo. Determino mi estado y así alcanzo la adhesión infinita la cual siento 620 veces más fuertemente que antes porque he realizado este trabajo por mí mismo; entendí por mí mismo; sentí; he adquirido; me lo he ganado. Esté será el tercer estado, el estado final.

Sigo este camino al anexarme a todas las partes que parecen extrañas, que son odiosas, distantes y opuestas de mí. Las anexo al amor absoluto entre nosotros y mediante eso regresamos de nuestro mundo al mundo de Ein Sof.

Hoy no odiamos al mundo externo, pero nos es indiferente. Más tarde, sin embargo, descubriremos tales fuentes de odio que son llamadas una “corteza” contra la Santidad, contra el otorgamiento. Encontraremos cosas a las cuales ni siquiera podemos ver, que encontraremos difíciles de escuchar. Imaginen que alguien destruye algo que es importante y querido para ti y ahora mediante elevarte por encima de esa sensación tienes que amarlo y agradecerle ¿Es eso posible?

Comparado con esos terribles estados es como si hoy estuviéramos en un “Jardín de niños”. No estamos “jugando” aún con los verdaderos discernimientos…

Entonces antes de la corrección, todo es revelado en su forma opuesta. Por lo tanto el mundo, que hoy simplemente parece distante y separado de nosotros es en realidad parte del alma general, de un alma.
[84925]
De la cuarta parte de la Lección diaria de Cabalá 7 de agosto del 2012, “Introducción a El Libro del Zóhar”

Material Relacionado:
620 puentes desde mí hacia ti
La conexión en garantía mutua
Pasos sobre un gran camino

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: