La nueva imagen del nuevo hombre

Una sociedad no somos ni tú ni yo, sino algo que creamos juntos entre nosotros en nuestra buena relación mutua. Esta es la imagen de Adam, Hombre. Al comenzar a transformar toda nuestra vida para mantener esta imagen lo más posible, entendemos que incluso en nuestras vidas actuales ya no necesitamos existir de manera apropiada y razonable, sino que lo principal es que exista entre nosotros una apropiada comunidad superior que está por encima de nosotros.

Además, es fácil mantenerla porque todos aspiran hacia ella. Yo siento que todos tienen la misma actitud que yo hacia esta comunidad, hacia este grupo, Adam, y esto constantemente me influye y me sostiene.

Esto es llamado ley universal de garantía mutua, en la que cada uno actúa de esta manera y entiende que está sosteniendo al resto. Al aspirar más alto hacia nuestro común denominador, la persona le demuestra a todos los demás cuánto aspira hacia ello y da el ejemplo a otros, y, al sostenernos unos a otros de acuerdo a esto, ascendemos muy fácilmente y nos incluimos plenamente en la comunidad con nuestros corazones y mentes.

En adición, nuestro nivel animado permanecerá un nivel por debajo, y comenzaremos a sentir la diferencia entre ellos. Yo acepto que el nivel animado reciba tanto como necesite, ya que entiendo que es mejor si no consume pasteles u otras cosas. Necesita lo que sea bueno para éste porque esto lo volverá más sano, mejor. Se sentirá más cómodo, y cuando me separo de mis relaciones animales incorrectas, mi nivel humano, por el contrario, comienza a sentirse cómodo y, bueno, a sentir que está vivo.

También comenzamos a percibir la naturaleza en nuestra nueva imagen humana, la comunicación apropiada entre nosotros, como en un sensor común, una vasija común. Comenzamos a sentir sus leyes, que nos guiaron en nuestro desarrollo evolutivo y entendemos por qué la naturaleza ahora nos presiona de esta manera.

De pronto comenzamos a percibir su actitud hacia nosotros como benevolente y amable, ya que nos equilibramos con ella en este nuevo nivel porque, justo como en la naturaleza, todo entre nosotros está basado en otorgamiento, reciprocidad, unidad, conexión, globalidad, e integración. Sin ningún dolor especial, automáticamente rebajamos nuestro nivel animal a su estado normal en el cual sólo trabajamos las horas necesarias al día, y de esta manera nos proporcionamos una existencia normal, nada más allá del nivel de comodidad necesario, no a través de una sociedad de consumo excesivo, sino a través de un consumo razonable para una existencia razonable del cuerpo. De esta manera, separamos esos dos niveles: el animado, donde permanece nuestro cuerpo, y el humano, el cual engendramos nosotros.

Es por esto que, en general, la crisis actual la definimos como el punto de amortiguamiento del nuevo nacimiento de la humanidad. Cuando comienzas a explicarle esto a un grupo, ellos ciertamente necesitan tiempo para adaptarse a esta idea, para el entendimiento de esta, pero después cuando las personas tratan de conectarse a través de su comunicación mutua, cuando comienzan a discutir eso, de pronto aparecen ciertas fuerzas auxiliares, aparecen desde su interior habilidades que la persona no sabía que tenía.

En realidad, estaban en el interior, pero estaban suprimidas, y más aun, trataban de salir. En general, esta era la fuente de nuestras crisis personales, familiares, sociales, abuso de drogas, depresión, etc., y aquí, de pronto comenzamos a sentirnos libres de toda esta presión, de las fronteras y distorsiones que teníamos. En general, esta es la esencia de la idea principal y justo el enfoque fundamental.

(85170 – De una “Charla sobre formación integral” del 29 de Febrero del 2012)

Material Relacionado:

Superemos un obstáculo potencial
Pasos sobre un gran camino
El nuevo modelo de hombre

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: