Mi maldad bajo un microscopio de 620 veces de aumento

Todos los eventos se revelan a la persona debido a su percepción incompleta debido a sus sensaciones no corregidas. El mundo se muestra incompleto de acuerdo a la percepción y a la comprensión de la persona. Pero nosotros debemos entender que esta imperfección no está en el mundo externo, sino en nosotros mismos.

La actual crisis global no se desarrolla a nuestro alrededor, sino sólo en nuestra percepción. Pero en el momento que nos corregimos, todos los problemas externos desaparecerán. Esto es debido a que el mundo no existe en sí mismo, sino sólo en nuestras sensaciones, éste está dentro de nosotros. Tan pronto como corregimos nuestros atributos, todos los desastres y los problemas, las tormentas y las crisis desaparecen inmediatamente. Nada de esto existe, la Luz superior simplemente llena toda la realidad…

La diferencia entre la verdad y la mentira está sólo dentro de la persona. En primer lugar al aclarar todos los golpes, ella debe entender que hay un propósito y una razón para estos, como se nos dice: “Yo soy el primero”, lo cual significa la razón, y “Yo soy el último”, que significa el propósito. Estos golpes llegan para que la persona pueda corregirse y darse cuenta de que su percepción de la realidad es falsa.

Esto funciona como una “ayuda idónea”. Puesto que si este mal permaneciera en la persona, ella nunca lo revelaría. Pero dado que el mal se revela en el exterior, es como si éste estuviera en contra de ella, y de esta manera la persona puede discernirlo. Nuestro ego aumenta este mal muchas veces al permitirnos verlo en los demás en su forma más prominente.

Nosotros vemos nuestro mal como si lo miráramos a través de una lupa y lo viéramos 620 veces más grande. Esto nos ayuda a revelarlo y es llamado una “ayuda idónea”.

Yo revelo este mal en los demás, pero entiendo que es lo opuesto y que está dentro de mí, y por lo tanto puedo corregirlo. La persona tiene que comprobarse a sí misma constantemente y comprobar si tiene la percepción correcta: De inmediato ella debe convertir todo el mal que ve en el exterior, verlo en sí misma, y corregirlo.

Así que cuando identifico con lo que hay por fuera de mí, yo percibo que este atributo es bueno para mí. Lo acepto y estoy en él al corregirme a mí mismo. Gracias a esto, puedo observarme con respecto al grupo, con respecto a los demás, con respecto al Creador.

Resulta que la percepción de la realidad externa me ayuda a encontrar el mal en mí dentro de mi reflexión interna, y a entender que no es el mundo el que está destruido, sino que soy yo quien está en ruinas, puesto que así es como se revela mi mal. Es al corregirme yo mismo que puedo corregir al mundo entero. Esto se llama “juzgarme a mí mismo y al mundo entero en la escala del mérito”.

Esperemos que seamos capaces de entender y de digerir esto, de percibir esta imagen y transmitir este enfoque correcto y saludable al mundo entero, a todas las personas. Entonces, por medio de la corrección del hombre, podemos curar todos los problemas. La primera dificultad es cambiar nuestro enfoque y en vez de corregir al mundo, debemos entender que debemos corregirnos a nosotros mismos.

De acuerdo con la sabiduría de la Cabalá, el mundo entero que nos rodea es un reflejo de nuestros atributos internos, al igual que un espejo. Sin embargo, con el fin de hacer que esto sea sencillo, debemos explicar que la persona debe corregirse a sí misma primero, para poder corregir luego al mundo. Esto se debe a que la persona corrupta construye un mundo corrupto y la persona corregida puede construir un mundo corregido.

(84700 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/2/12, Escritos de Baal HaSulam)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta