¡Pidamos todos juntos!

Una petición al Creador, una plegaria, en nuestro estado sólo puede ser colectiva. De otra manera, el Creador no escucha. Él escucha sólo cuando las personas se reúnen y llegan a la misma opinión como un hombre con un corazón, una mente, porque, así crean un deseo colectivo.

¿Qué quieren? Quieren que Él los corrija, eleve, llene, etc.

Una persona no vale nada, no significa nada: Tal plegaria no existe. Puedes gritar cuanto quieras, pero será la voz de uno que clama en el desierto. Si diez personas se reúnen, entonces, no importa cómo griten, incluso de forma falsa, su petición será tomada en cuenta porque están tratando de conectarse el uno al otro.
[86185]
De la Convención de Kharkov “Uniéndonos para ascender” 17 de agosto del 2012, Taller 3

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta