Abanicando una chispa en una llama

Nuestro trabajo consiste en alcanzar el deseo perfecto. El primer deseo se da a la persona desde arriba, del Creador, como está escrito: “Yo soy el primero”. Esta es la chispa llamada “el punto en el corazón”, la aspiración por algo más elevado, un anhelo o una atracción. En virtud de alguna aparente oportunidad eventual, la persona recibe su primer deseo de espiritualidad y comienza a avanzar.

Y entonces, todo su trabajo está en pedir que este deseo sea ligeramente incrementado: en una cuarta, y luego en una tercera parte, y así sucesivamente, añadiendo ligeramente cada vez más a su avance. La persona discierne aquello que es llamado progreso con una mayor claridad hasta que comprende que es la aspiración por el otorgamiento, una salida de sí misma hacia el prójimo, la auto cancelación.

Así es como ella pide una y otra vez, de manera completamente egoísta por ahora, sin entender exactamente qué pedir. Entonces comienza a entenderlo mejor, pero oculta esto de sí misma, hasta que finalmente, ella concuerda y está dispuesta a ceder un poco, a ceder y a unirse con los demás, a salir de sí misma hacia el exterior y a comenzar a vivir dentro de ellos.

Ella ya tiene una mejor comprensión de la petición correcta, la cual debe venir desde el fondo del corazón con el fin de elevarse por encima de sí misma y renunciar a todo, para adherirse al superior y estar dentro de Él como un embrión dentro de las aguas de la madre. Así es como ella se siente dentro del grupo, de toda la humanidad, dentro del Creador. Este es un proceso constante, “Del amor a las criaturas al amor por el Creador,” hasta que la persona se dirija correctamente y alcance la oración correcta.

Los cielos no responden a una cuarta, a una tercera ni a ninguna parte de una oración, sino sólo a una oración completa. Sin embargo, la persona está continuamente ayudando en el avance hacia esta oración perfecta, y cuando ella realmente logre alcanzar la petición completa, entonces se le revelara el grito a ella. Y esto es llamado: “Yo soy el último”. El Creador lo comienza y lo termina todo. Al final, a través de muchas acciones, la persona alcanza una respuesta a su oración.
(88229)
De la preparación para la Lección Diaria de Cabalá del 12 de Septiembre del 2012

Material Relacionado:
El desarrollador de los puntos en el corazón
El hombre en la persona
De dónde comienza la oración

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: