El despertar del punto en el corazón

Si el punto en el corazón de la persona no fuera evocado, ella nunca despertaría y permanecería en los niveles de la naturaleza inanimada, vegetativa, y animada. Por lo tanto, vemos cuán importante es para aquellos en quienes “el punto en el corazón” fue evocado el cumplir con este anhelo de cualquier manera posible y no ocultarse de este detrás de otras ocupaciones.

Nosotros debemos ayudarles a todos aquellos que fueron despertados porque ellos son realmente los especiales, son los elegidos en este mundo. Es posible anular la partición que separa a la humanidad del Creador sólo con su ayuda. Todos los otros se les unirán y los ayudarán según el grado en que  su disposición para hacerlo se revele en ellos. Este también es un trabajo sagrado. Según el grado en que nosotros anulemos la partición, su fuerza cambiará de la fuerza de resistencia a la fuerza que asiste la conexión.

Justo como en un esquema electrónico donde cada componente tiene una resistencia, y si este sistema fuera conectado a un generador, la partícula comenzaría a operar de acuerdo a su resistencia, lo cual significa que se volvería una parte benéfica. Cuanto más resista, lleva a cabo un mayor trabajo y trae más beneficio.

Lo mismo sucede con la inclinación al mal. Es gracias a esta que ascendemos 125 grados cuando se convierte en la buena inclinación. Nos conectamos 620 veces más fuertemente que antes.

Al principio, en el mundo de Ein Sof (Infinito) no teníamos idea de si estábamos separados o conectados. Existíamos como un embrión en el vientre de su madre que fue creado de esa manera, y no conoce nada más.

Sin embargo, tras la fragmentación y separación, nosotros descubrimos toda la profundidad del amor y la conexión al revelar la partición en el lado izquierdo, cada vez, anulándola y corrigiéndola en el lado derecho, y usando entonces la “línea media” para conectarnos. Así, todo el mal cambia hacia el bien, y el “ángel de la muerte” se convierte en un “ángel sagrado”.

Debemos considerar al ego como un verdadero ángel, es decir, como una fuerza especial que nos eleva al nivel humano. Toda esta separación era necesaria sólo para que descubriéramos la profundidad de la conexión, la entendiéramos, y la sintiéramos en toda su profundidad.

No existiremos en esta pasivamente, como un embrión en el vientre de su madre que no sabe ni entiende nada. En su lugar, cooperaremos en esta como las “dos grandes Luces”, como iguales, como dos amantes, mutuamente conectados en un todo. Es sólo entonces que realmente podemos hacernos felices el uno al otro.

Entonces, la reconexión del órgano que fue amputado del cuerpo no es sólo una reconexión. Les permite volverse un todo, de acuerdo a la atracción e inclinación entre ellos. Por lo tanto, eso es entonces llamado “adhesión”.
(88397) 
De la 1° parte de la Lección diaria de Cabalá del 13 de Septiembre del 2012,  “Un discurso para la conclusión del Zóhar”

Material Relacionado:
No se lo pierdan
Como saber si uno tiene el punto en el corazón
Como desarrollamos el ego suspendido

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta