En el campo de fuerza de la misericordia

Pregunta: ¿A partir de qué material podemos construir la vasija espiritual entre nosotros?

Respuesta: Nuestra vasija es la conexión entre nosotros. Nosotros no somos las vasijas, sino las partículas negativas mediante las cuales tenemos que impulsarnos. Yo tengo que empujarme a mí mismo partiendo desde mí mismo, desde mi “yo” hacia el amigo. Mi alma está en el contacto que se forma entre nosotros.

El amigo hace lo mismo por mí y la revelación espiritual tiene lugar entre nosotros. Toda el área entre nosotros es nuestra vasija espiritual. Somos sólo las partículas negativas que ya no son necesarias; es por encima de nuestro ego que hemos construido la vasija de otorgamiento.

Pero hemos construido esta vasija por fuera del ego; está hecha de nuestra Luz Retornante mutua, de la mía y de la del amigo. Un fenómeno espiritual se revela dentro de la vasija, en este campo de esfuerzos mutuos, la Luz Directa se revela en la Luz Retornante.

Soy sólo el cuerpo del Partzuf espiritual, y por encima de mí construyo una “cabeza” en la cual toda la Luz Retornante y la Luz Directa se revelan. Por supuesto necesitamos un “cuerpo” por encima del cual construimos la “cabeza”. Pero lo principal es la “cabeza” que ya simboliza el nivel humano; existe aquí una cuenta adicional.

Entonces nuestra misión es crear este campo mutuo y llenar el espacio entre nosotros con la Luz Retornante, con otorgamiento. Entonces de acuerdo al nivel de otorgamiento, al nivel de la Luz Retornante, Jassadim, con la cual lleno al mundo, el Creador se revela gradualmente. Esto ocurre en las mismas vasijas que ahora me parecen extrañas deliberadamente para que yo tenga que esforzarme por otorgarles.

Imaginen cómo luciría el mundo si ustedes vieran a toda la humanidad como a sus propios hijos, ¿Podrían ustedes trabajar de forma independiente? No podrían. No puedes tratar a tu propio hijo como a un extraño y especialmente no puedes odiarlo. Pero si intentas tratar a los amigos como a tus propios hijos, tus esfuerzos te traerán la sensación espiritual. Es por esto que se nos dio el mandamiento: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

(86956 – De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 8 de Agosto del 2012, El Estudio de las Diez Sefirot)

Material Relacionado:

Los niveles de alcance del creador
El vacío interior es el embrión de la vasija espiritual
La vasija para la luz de vida

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: