Expandiendo el alma por medios corporales

Durante el estudio, tú debes combinar tanto los aspectos corporales como los espirituales a tu actitud con lo material, tanto sensación como entendimiento. Nosotros tenemos que combinar la mente con las sensaciones e incluir todos los medios que tenemos en el mundo: nuestra mente, nuestra percepción, nuestra habilidad de analizar y sintetizar, lo cual significa resumir y clarificar.

Pero esto no significa que la persona con gran potencial para estudiar pueda penetrar el material más profundamente y que alguien que no pueda estudiar lo penetre menos. Cada uno tendrá habilidades relativamente suficientes: mente y sensación con el fin de alcanzar la meta de la creación, su propio fin de la corrección. Al incorporarse con otros ella alcanza el fin general de la corrección justo como todos los demás.

Pero ahora se trata del trabajo, del esfuerzo. Sin importar con qué salgo de la lección, yo tengo que tratar de entender esto, tengo que entender el significado espiritual interno mediante mi mente corporal.

Esto significa que yo tengo que tratar de sentir los fenómenos que aún no son parte de mí: amor, otorgamiento, entrega, incorporación en los deseos de otros, conexión, algo que está por fuera de mí, por fuera de mis sensaciones. Tengo que esforzarme emocionalmente para estar por fuera de mí mismo, por fuera de mi piel.

Entonces escucho cómo son llamados esos fenómenos y cómo se explican en los libros, cómo los conecta un cabalista en el sistema y qué peso les da: qué es más alto, qué es más bajo, externo o interno, qué se expande en altura o en extensión. Ahora tengo que tratar de conectar esos fenómenos que no siento de manera alguna dentro de mí, al usar mi mente. Sin embargo, aun cuando no los siento, esto me ayuda a acercarme a ellos y a aferrarme a ellos al menos por algún medio de percepción, aun cuando sea de forma lógica. Así, yo expando las vasijas de mi alma.

Cuantos más esfuerzos haga con el fin de corregir los fenómenos que no siento, más expando mi habilidad de percibirlos y de acercarme a la sensación espiritual. Aun cuando uso medios corporales, mi esfuerzo determina todo el trabajo. Así que, sin importar cuánto entienda cada uno eventualmente, uno puede filosofar hermosamente acerca de ellos como si realmente lo entendiera todo, mientras que otro hace todo lo que está en su poder para entender y no tiene éxito, pero los esfuerzos son lo que cuentan.

Tú no debes tratar de ser estúpido, pero aquí los inteligentes no son más exitosos que otros. El avance no está determinado por acciones individuales en absoluto, sino sólo por el esfuerzo en sí, tanto en la sensación como en la mente. No hace ninguna diferencia si alguien nació más emocional o más inteligente, sólo cuenta su esfuerzo. Los esfuerzos no deben conllevar ningún truco especial, sólo un esfuerzo consistentemente creciente. Esos son los que tienen éxito, como se nos dice: “¡Todo se encuentra en el exterior!”.

(87843 – De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 3 de septiembre del 2012, Estudio de las Diez Sefirot)

Material Relacionado:
Un signo de una mente desarrollada es el cuidar de los demás
Todos tienen derecho a aprender
La escalera de rescate que desciende desde los cielos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta