Levando anclas hacia las relaciones espirituales

Si yo estudio en el grupo de educación integral, no debe interesarme el género, personalidad, o la situación marital de las personas en el grupo. Lo que me interesa es sólo su esfuerzo por trascenderse a sí mismos, el grado en el que podemos ascender juntos.

Es como si sus almas se dieran la mano, almas sin cuerpos, sexo, o cualquier carga familiar. Es como si de las 12 personas que aprenden en el  grupo surgiera un espíritu, y todos los 12 espíritus se elevaran juntos al siguiente nivel. Esa es la manera en que básicamente se ven a sí mismos.

De las discusiones en los grupos de enfoque, veo que las mujeres entienden más esto. Y los hombres tienen razón en el sentido de que una integración rápida el uno en el otro podría llevar a problemas. Cuando las personas se acercan a la espiritualidad, esto es bueno. Pero más adelante, cuando regresan al nivel corporal acostumbrado, esta cercanía puede traer todo tipo de conexiones no deseables. Ninguna otra conexión en el grupo es deseable, excepto las conexiones espirituales.

Bajo ninguna circunstancia quiero prohibir algo. Simplemente les digo que para alcanzar la igualdad, la conexión, la combinación espiritual mutua, está absolutamente prohibido que nosotros nos anclemos siquiera ligeramente dentro de nuestras relaciones corporales. Necesitamos separarnos completamente de ellas.

Necesitamos entender que el humano que ahora comienza a crecer desde dentro de nosotros es un Ser Humano. Y a su lado existe nuestro cuerpo como un cachorro o gato al cual debes darle lo que necesita. Cuando le das a tu “animal” lo que realmente necesita, ni más ni menos, es lo mejor y lo más sano para este. Dale la porción necesaria y no pienses más en este. Y en lo que respecta todo lo demás, elévalo y conéctalo arriba, al humano dentro de ti.

Así que, en realidad es deseable no saber nada de los otros y siempre aspirar hacia arriba. Nos familiarizaremos el uno con el otro según el grado en que clarifiquemos nuestros problemas en el grupo, es decir los problemas que surgen en casa, en la familia, o con los hijos. Comenzaremos a verlos como un enfoque para ascender hacia arriba. Yo me abro acerca de ello específicamente para que el grupo me ayude a resolver el problema en el nivel corporal y elevarme por encima de ello más alto hasta el nivel siguiente, humano. En este caso, esto es necesario.

Excepto eso, mientras tanto necesitamos muchos datos empíricos que usaremos para sacar conclusiones, y la vida nos enseñará.
(88286)
De una charla sobre Formación Integral del 3/1/12

Material Relacionado:
Una irrupción en la dimensión integral
Para elevarse y conectarse
Mis círculos en la red espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta