Si no hay sombra, entonces no hay sol

Se dice en la Biblia que la mujer fue creada de la costilla de un hombre. La palabra original hebrea para “costilla”, significa tanto costilla como sombra.

Es decir, la mujer es creada como reflejo de un hombre, y, por esta razón, ella debe ayudarle y darle su aprobación y consejo en consecuencia. Como también está escrito, “Escucha a la mujer”.

La mujer debe ser madre, ama de casa, la mujer que está a cargo. Ella debe sentir que el hogar es su dominio, y el marido se encarga de todo lo que está fuera de la casa.

Un hombre debe obedecer a su esposa plenamente en los asuntos relacionados con su hogar común, y ella debe obedecer cuando se trata de resolver todos los demás asuntos. Esta es la forma en que deben apoyarse entre sí para que su sociedad se corresponda con el versículo bíblico que dice que ella existe como sombra del marido.

Si no hay sombra, entonces no hay sol. Es una alegoría que puede desarrollarse de manera interesante desde el punto de vista psicológico. Cuando un hombre y una mujer conviven esta manera, el sol brilla sobre ellos y ellos se desarrollan.
(88574)
De una charla sobre formación integral del 3/5/12

Material Relacionado:
Familia: De la neutralidad al entendimiento mutuo completo
Las mujeres son la clave del éxito
¡Momento, quédate quieto!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta