Aceleración mediante obstruir o impulsar hacia adelante

Hasta ahora, somos incapaces de jugar el juego acostumbrado entre los cabalistas del pasado, que estaban por encima del Majsom. Opuesto a nosotros, ellos fingían que no estaban en absoluto preocupados por el otorgamiento dado que ya estaban en este. Al actuar de esa manera, se daban entre sí una oportunidad de sentir la profundidad del deseo antes de que siquiera apareciera en ellos.

Con el fin de ascender al próximo grado, uno tiene que corregir la porción adicional del deseo que ya ha sido revelado en él. Al principio, aparece ante nosotros como oscuridad o maldad. En cualquier paso, un lado egoísta hecho por el Creador aparece primero. La segunda condición, “Yo creé la Torá como una especia para corregirlo”, viene después. Si una persona pide la corrección, la Luz Circundante (Ohr Makif) desciende a él desde el próximo grado y lo corrige en respuesta a este MAN.

Si nuestro ascenso es un resultado de la revelación desde Arriba de la inclinación al mal hecha por el Creador, entonces con el fin de acelerar nuestro avance, podemos fingir que la espiritualidad no significa nada para nosotros. Si actuamos así, cada uno de nosotros tendrá una oportunidad de superar este desdén. Esto es porque cuando recibo ese endurecimiento del corazón, quiero escapar del trabajo espiritual. Entonces mis amigos deliberadamente fabrican esta condición interna para mí con el fin de acelerar mi avance. Este es el juego que todos jugamos después de que entramos en la espiritualidad.

Mientras tanto, este estado aún nos espera. No jugamos “juegos de adultos” por ahora, sino al contrario, somos inspirados y tenemos buen humor. Juego frente a mis amigos como si ya hubiera llegado al grado superior. Tengo que demostrarle que todo es grandioso, ¿entones dónde estás tú? Es como si impulsara a mi amigo a elevarse lo más rápido posible.

Los principiantes tienen que ser muy cuidadosos de sus palabras y actividades que no sobrepasen la meta. Así, todos tenemos que inspirarnos mutuamente mediante la grandeza del propósito espiritual. Nunca trabajamos en contra del poder del otorgamiento al aumentar la resistencia de otros, sino que nos impulsamos mutuamente hacia el otorgamiento. Por lo tanto, tenemos que ser muy precavidos y por todos los medios evitar ser frívolos.

Todas nuestras actividades y conversaciones así como los juegos que jugamos con nosotros mismos o con nuestros amigos (ya sean internos o externos) tienen que estar estrictamente orientados hacia la meta. Como niños pequeños que quieren crecer y volverse adultos, no debemos nunca construir obstáculos entre nosotros. Sólo debemos impulsarnos mutuamente  mediante dar el ejemplo correcto. 
(89937
De la primera parte de la Lección diaria de Cabalá 10 de Octubre del 2012, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

El descenso sólo está en el ascenso
Los niveles de ascenso
El elevador espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: