Conectados por el odio

Con el fin de deshacernos de todos nuestros problemas tenemos que estar en contacto con el pensamiento general original que opera toda la naturaleza. Lo implementamos mediante nuestras vasijas internas, mediante la conexión correcta entre las personas.

Hoy irradiamos “ondas” de mala influencia mediante nuestra mente, mediante la fuerza que está dirigida hacia nuestro deseo-“virus” reales de control, de usar a otros, etc. cuando son transmitidos de uno a otro esos “virus” llevan a varios fenómenos negativos. Infecto a los otros y entonces esta infección regresa a mí multiplicada. Eventualmente todos sufren por un espacio colectivo infectado en una humanidad  que es una red de odio mutuo.

Este es el sistema en su estado actual: odio, rivalidad, envidia, lujuria, orgullo, dominio, y una urgencia eterna de usar todo para mi propio bien.

¿Qué debemos hacer? Debemos buscar manera de cambiar  este sistema de acuerdo al principio de: “no le hagas a otro lo que a ti te resulta odioso”, y “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Con la ayuda del maestro y el entorno correcto, comenzarás a cambiar tu pensamiento y a dirigir tus pensamientos en la dirección correcta por el bien del mundo. Esos pensamientos comenzarán a esparcirse en el mundo como ondas- esta vez como “virus” benéficos.

¿Por qué virus? Porque penetran a los otros sin que ellos lo sepan. Es como si manejaras a otros mediante la buena intención de tus pensamientos y esto los cambia para bien y no para mal.

Así haces que el mundo sea mucho más sano. Después de todo, una partícula de la “chispa” que creó el universo centellea en ti y te vuelves su “representante”; tú la operas. Esta operó a la humanidad y ahora la humanidad la opera al usar esta Luz, la fuerza superior.

Pregunta: ¿Pueden los virus benéficos traspasar mi escudo egoísta y hacerme un altruista?

Respuesta: No, esta es sólo parte de la idea. Nadie te arrebata tu libre voluntad. Los pensamientos externos que son sostenidos por otros factores en tus relaciones, como los medios, las relaciones familiares, conocidos, etc. no te fuerzan, sino sólo te ayudan a llegar a una decisión. Tienen un impacto positivo y de forma gradual y provenientes de diferentes fuentes, te llevan al mensaje de quela raíz de todos los problemas, ya sea la economía, la ecología, los problemas financieros, salud, divorcio, adicción a las drogas, suicidio, alta presión sanguínea, diabetes, etc.-está en la conexión entre las personas. Esta conexión no está equilibrada: Todos quieren engañar a los otros aun cuando en realidad deberían mantener el equilibrio entre ellos.

Gradualmente internalizas este mensaje y entonces recibes un cierto golpe- por ejemplo, en tu negocio o alguna enfermedad, o tal vez tus hijos se involucran en drogas o prostitución. Existen suficientes oportunidades de tocar puntos débiles. Usualmente, es imposible resolver esos problemas con dinero.

Entonces comienzas a pensar en tu vida: “¿Cómo puedo corregirla? ¿Cómo puedo equilibrar los problemas? ¿Cómo puedo endulzar la situación?” Gradualmente comienzas a darte cuenta de que la verdadera razón para lo que está sucediendo es la falta de un equilibrio general en la sociedad humana; por lo tanto, existe una necesidad de equilibrar las cosas.

Pregunta: Supongamos que usted me bombardea con virus positivos. Pero yo también produzco virus egoístas ¿entonces por qué sus virus son más fuertes que los míos?

Respuesta:Porque estamos operando con la naturaleza. Existe un plan general, y lo implementamos y lo promovemos. Es fácil para nosotros, ya que operamos de acuerdo al mecanismo superior. Tú, por otra parte, estás yendo en contra de este, en contra del flujo. Así que tus problemas se incrementan cada día hasta que finalmente caes en una “bancarrota” total.

Finalmente, si usamos la terminología de este mundo, tenemos que llegar al sistema completo, el equilibrio entre nosotros y toda la naturaleza: la naturaleza inanimada, la vegetativa y la animada. Las dos fuerzas-la positiva y la negativa- tienen que conectarse dentro de mí en toda la extensión, en equilibrio y apoyo mutuo. Ellas no se anulan entre sí y no me dejan en el medio; no, las uso de forma positiva a ambas, para otorgar a otros. Este es el verdadero equilibrio.

Entonces seré como la chispa original; conscientemente me conectaré al plan general de la naturaleza y regresaré a mi raíz- al otorgamiento y al amor.

Pregunta: ¿Puede este amor ayudarnos a lidiar con nuestras preocupaciones y problemas ahora?

Respuesta: Por supuesto, ya que contiene dentro de sí todo el odio- no lo anula, sino que lo contiene.

Primero, descubro el ego dentro de mí, el mal en toda su extensión- lo cual significa el deseo de usar a otros por mi propio bien. Quiero extraer de todos tanto como sea posible, y esto me ayuda a entenderlos a profundidad. Idealmente, tengo que conocerlos profundamente, hasta la última célula- con el fin de extraer profesionalmente todo el “jugo” de ellos, usarlos al máximo, y después desecharlos. Esto es a lo que aspira el ego. Si no existiera no podría hacer contacto con nadie. El ego me ayuda a “engullir” al otro para entenderlo plenamente.

Ahora, al contrario, quiero ayudarte y traerte presentes, ¿entonces cómo podría arreglármelas sin el ego en este otorgamiento? En realidad continúo usando todos los virus, pero los convierto al bien. La inclinación al mal se vuelve la buena inclinación.

Hoy, lo mismo está sucediendo en todo el mundo, el cual se ha vuelto integral gracias al ego; descubrimos la conexión mutua inseparable y al mismo tiempo la conexión negativa que en realidad nos destruye y nos mata. La Unión Europea está en pedazos pero ya no puede desintegrarse. Estamos desesperados, pero no hay hacia dónde huir: es imposible cortar las cuerdas. Sólo hay una solución – corregir la conexión entre nosotros si no podemos escapar de esta.
(90653 De una “Charla acerca de una nueva vida” 10 de Octubre del 2012)

Material Relacionado:

El descubrimiento de una nueva ley
El egoísmo se niega a trabajar
¿Cómo podemos construir el amor por encima del ego?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: