Cuando yo dé la orden, de acuerdo a mi deseo

La educación integral no es una colección de algún tipo de reglas, leyes, condiciones y estados que tú aprendes, sobre la que eres probado, y por lo tanto en la que te has formado. Desafortunadamente, nosotros no tenemos realmente formación en ninguna parte, puesto que ésta proporciona el ascenso del hombre a al siguiente nivel, y la humanidad no dispone de tales medios. Si tú vas al ejército, allí ellos te enseñan acciones instintivas, a reaccionar de forma automática, y nada más, de manera similar son los astronautas y otros.

En la educación integral se entiende que tú  necesitas mostrarle a la persona y enseñarle cómo extraer de la naturaleza tales fuerzas que le permitan elevarse a al próximo nivel, por encima del nivel del yo que tiene hoy. Esto significa que si hoy tú eres un egoísta individualista, entonces mañana debes transformarlo en un componente integral altruista, de toda la naturaleza y de la humanidad. ¿De dónde sacamos esas fuerzas?

Esto es lo que enseña la educación integral: cómo puedes tú extraer y transformar la fuerza integral que es básica para la naturaleza desde dentro de una naturaleza de hacerlo para uno mismo, cómo puedes atraerla de tal manera que ésta te cambie y, luego tú comiences a entrar al sistema integral, “cuando yo dé la orden, de acuerdo a mi deseo”, y no en contra de mi deseo.

La gran fuerza integral de la naturaleza que está en su base, esta fuerza de otorgamiento, la fuerza del amor, la fuerza de la actividad mutuamente compartida, comenzará a influir en ti. De pronto comenzarás a cambiar y, de manera natural anhelarás la unidad con los demás. De repente, aparecerá dentro de ustedes una relación completamente diferente a todo: Sus opiniones cambiarán, cambiará el paradigma por el cual comenzarán a actuar.

Esto significa que la educación integral prevé específicamente este cambio en la persona. Es por eso que es diferente a cualquier otro. Por lo tanto nosotros siempre sentimos que en nuestra formación mundial esto no existe en absoluto. Hay ejercicios, coerciones de algunos tipos de acciones instintivas, advertencias, límites y recompensas, que en principio no son diferentes a la forma en la que entrenamos a los animales.

La educación integral es la única cosa que podemos darle a la persona, nosotros la llamamos “integral”, porque esta es su meta. Sin embargo, en principio, es “Formación” con mayúscula cuando la persona se cambia a sí misma.

Nadie puede cambiar a la persona, por lo tanto no existe un sistema que lleve indirectamente a la persona hacia esta educación, “por medio de la vara hacia la felicidad”. La persona no puede cambiar instintivamente: “Este sitio es malo para mí, así que voy a escapar. Ese es bueno, así que salgo corriendo hacia allí”. ¿Esto se llama, “por medio de la vara hacia la felicidad”? No, “por medio de la vara hacia la felicidad” es cuando, en cualquier caso que la persona sea llevada hacia la educación, ella entiende: “Tengo que cambiarme a mí misma”, y entonces entra en esta educación.

(90989)
De Kab.TV “Construyendo el entorno social” del 9/25/12

Material relacionado:
Acatar la ley de perfección del sistema análogo
El sistema inmune de la sociedad integral
Un juego que nunca termina

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta