El Jerusalem Post: “Nuestra elevada causa raíz”

En las noticias (de The Jerusalem Post): “Ha llegado el momento de que “judío” signifique héroe, un héroe que se conoce, que sabe sobreponerse a su propio ego y amar a los demás, enseñando a otros cómo hacer lo mismo”.

“Es en estos tiempos estresantemente precarios, con una creciente y envolvente crisis económica mundial y con la amenaza de Irán, que me encuentro en una reunión muy interesante. Una reunión tan delicada e intensamente profunda que me llevó a pensar en el temor por el futuro que todos estamos a punto de vivir”.

“Tal vez sea totalmente terrible y caótico, política, financiera, social y ecológicamente, pero tal vez no. Tal vez salgamos adelante y lo encontremos edificante y transformador.

“Me encuentro sentado junto a mi antiguo profesor de universidad, el generoso y sabio psicólogo Dr. Kalman Kaplan, experto en psicología bíblica y autor de TILT (por sus siglas en inglés): Modelo para enseñarles a convivir a los individuos, y cuyas profundidades no puedo comprender: Dr. Michael Laitman, científico y… cabalista. Esta no era su discusión común acerca de dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos, había una sensación muy urgente de que algo grande tiene que suceder, y eso sólo puede ocurrir a través de la colaboración de muchos”.

“El tema fuimos nosotros. Los judíos”.

“¿Qué está pasando con nosotros, con nuestra identidad, nuestras fortalezas? ¿Somos conscientes? ¿Estamos despiertos? ¿Estamos aprovechando nuestra gran sabiduría antigua y vemos qué tan relevante es para los problemas de hoy? Lamentablemente, todos alrededor de la mesa coincidieron en que la situación es menos que favorable”.

“Muchos judíos en Estados Unidos han perdido el contacto con sus valores bíblicos e identidades, informó el Dr. Kaplan. Rara vez se hace uso de la rica sabiduría psicológica que podría enseñarnos a todos cómo vivir juntos, agregó. ¿Y qué más necesitamos en un mundo global e interconectado, que aprender a vivir juntos? “

“Este es el rol y la luz que siempre quisimos traerle al mundo, dijo el Dr. Laitman. Es en estos días de creciente interdependencia y de una crisis de relaciones gradualmente reveladora, que finalmente podemos hacer nuestro trabajo. Hablábamos de que las tendencias del individualismo extremo estaban en la base de la crisis multifacética. En un sistema de relaciones e interconexión tan intrincadamente tejido, de la falta de valores compartidos, seguido por temerarias preocupaciones propias, que dimos lugar a un desequilibrio peligroso, explicó el Dr. Laitman. El Dr. Kaplan agregó que la tradición judía enfatiza la combinación correcta entre el otro y yo”.

“Sí, pensé, todos sabemos que “ama a tu prójimo como a ti mismo” es la ley suprema, pero ¿cómo podemos lograrla? ¿Cómo fusionar al otro conmigo, de una manera tan suave como para que nos traigamos al equilibrio a nosotros mismos y al sistema del que formamos parte? ¿Cómo construir un puente sobre todas nuestras diferencias, nuestros diversos puntos de vista, tradiciones y costumbres? Me acordé de las fuerzas que nos permitieron construir el Estado de Israel contra todo pronóstico, y me di cuenta de que lo que necesitamos es un propósito compartido poderoso y profundo”.

“El Rabí Kook escribió que “la unidad que proviene de la demanda del beneficio propio, la cual es en aras del bien personal de cada individuo, es una unidad fortuita, basada en el auto amor de un individuo, y no durará, por no tiene un centro verdadero. E incluso cuando esta así llamada unidad crece, termina en las llamas del odio y en la guerra civil, puesto que cada persona tira en dirección de su propia satisfacción. Pero la unidad que proviene del reconocimiento del valor del propósito superior, que viene sólo a través del bien de los demás, se basa en el verdadero amor por todos, y ésta perdurará, y cuanto más lo haga, más grande y fuerte será”.

“Es interesante observar cómo los tiempos difíciles nos empujan a estar más juntos, nos las arreglamos para colaborar, para ayudar a los demás y sentir una cercanía que es única y poderosa. Es debido al propósito común de supervivencia que podemos trascender repentinamente nuestros mezquinos argumentos y diferencias”.

“Imaginen cuán maravilloso sería si estas presiones (Irán, la economía, la ecología) sólo sirvieron como detonantes para recordarnos nuestro propósito de vida verdadero, positivo, común, como un pueblo unificado y amoroso, dando ejemplo a todos”.

“Aprendí del Dr. Laitman que la Cabalá es que la enseñanzas interna de la Torá, y que habla exactamente de esto. Se trata de conocerse a uno mismo y aprender a amar a los demás, de descubrir el poder que se encuentra en la conexión. Es un sentido de conexión que ya conocemos en lo más profundo y que necesitamos despertar, como está escrito, hace miles de años este mantuvo fuerte a nuestra nación, y su pérdida causó la destrucción del templo y el gran exilio”.

“Estuve de acuerdo con él en que todos nos beneficiaríamos mucho si tan sólo pudiéramos recordar qué es lo que tenemos, enterrado profundamente en nuestra conciencia y en nuestras estanterías. La creación de programas educativos que nos enseñen y nos recuerden los grandes tesoros de nuestra tradición y cómo hacerlos relevantes para nuestra vida diaria, ya sea que usted es secular u observante, ayudaría a que nos uniéramos y a traer de vuelta nuestra identidad judía”.

“Esta no sería la identidad que podemos experimentar ahora, aquella proveniente de las más “modernas” y “libres” definiciones, de la que tantos se han alejado. Sería más profunda, mucho más amplia y apropiada, sería un reconocimiento de nuestro propósito y responsabilidad”.

“Los dos estudiosos hablaron seriamente de todo lo que hemos olvidado. Dijeron que necesitamos un Shofar, un cuerno para despertar a nuestros durmientes hermanos a que colaboren por el bien de nuestra más elevada causa raíz. El Dr. Laitman ha mencionado el Instituto Ari, que ha estado creando programas que enseñan las leyes de la integralidad, que enseñan cómo todos nosotros tenemos que vivir en este nuevo mundo global en armonía con el sistema natural, interconectado del cual somos parte; programas que enseñan las herramientas que nosotros mismos tenemos que ser, y a amar a los demás de la misma manera”.

“Me alegré de escuchar que tales opciones ya están disponibles. Más que nada, nuestro mundo necesita amor, conexión e inspiración.

“Nunca lo hubiera creído, pero descubrí que estos ingredientes faltantes siempre estuvieron allí, justo debajo de mi nariz, dentro de mi propia tradición. Tal vez yo sea el único sorprendido, pero lo cierto es que estas herramientas, esta sabiduría, deben realizarse para que podamos salir de esta crisis no como víctimas, sino como héroes. Es hora de que “judío” signifique héroe, un héroe que se conoce, que sabe sobreponerse a su propio ego y amar a los demás, enseñar a otros cómo hacer lo mismo”.

“¡Qué reunión! Me fui sintiendo un poco de preocupación, porque me pareció que había mucho por hacer. Pero también estaba contento, porque me pareció que había mucho que PODEMOS hacer. Y en realidad, sólo requeriría de sensibilidad para cambiar las cosas que tenemos a nuestro alrededor”.

“Yo sé que la conciencia y colaboración de las muchas personas que están leyendo, puede hacer que esto suceda. Levantémonos ante las crecientes tendencias del antisemitismo, demos un ejemplo de la única solución verdadera a nuestras crisis, démosles esperanza a todos, recordemos quienes somos, démosle a nuestra nación y al mundo un poco de luz“.

(90201)

Material relacionado:
La salvación de Israel se encuentra en su misión
Estudiar la Naturaleza la manera de solucionar nuestros problemas
El amor no es lo que pensamos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta