El secreto del sistema general

Tenemos que examinar qué condiciones y reglas y qué tipo de conexión debe haber entre nosotros, para que sintamos de manera general la conexión mutua como un sistema espiritual. En este sistema, cada uno se anula y se conecta con los demás al incorporarse en los deseos e impresiones de ellos, en sus pensamientos y metas, como si fueran los suyos propios.

Cada uno cambia y anula su deseo, lo cual lo convierte en alguien sin forma. “Personalmente, yo no necesito nada. Deseo recibir tus deseos y cumplirlos para ti”. Esto quiere decir que estoy “investido” en la forma del otorgamiento como si me vistiera con nuevo traje. Mi deseo se convierte en la materia prima, en una masa informe. Éste tiene poder y potencial, pero ahora tú estás guiándome hacia donde quieras, hacia lo que es bueno para ti.

Este es un “siervo de Dios”, una persona que se dedica al servicio del otorgamiento. Esto nos permite estar conectados mutuamente entre nosotros en la red espiritual en la cual cada uno llena sólo el deseo de los demás.

Entonces yo descubro que estos no son deseos extraños en absoluto. Así yo comienzo a salir, y de inmediato me parece que sólo existe un deseo colectivo general mutuo.

Resulta que el sistema es armonioso, y este deseo especial no es típico de la “pierna” o del “brazo”, o de cualquier otra parte que yo haya podido imaginar, sino del todo. Descubro que el sistema tiene una mente, una parte interna. Yo lo descubro y recibo instrucciones de éste a través de todo el sistema y me conecto con él en una conexión inversa.

Esta es la conexión con el Creador, pero me llega después de que yo sienta el “cuerpo” general, la armonía general del otorgamiento mutuo.
(89755)

De la 1° parte de la Lección Diaria de Cábala del  5 de Octubre del 2012, Escritos de Rabash

Material Relacionado:
Una movilización general
Una conexión más estrecha
Un pinchazo de la luz

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta