La práctica del amor

Establecer las correctas relaciones mutuas en el grupo es lo más importante que debemos implementar, ya que la sabiduría de la Cabalá es una sabiduría práctica. Nosotros podemos usar otras sabidurías incluso sin entenderlas. Por ejemplo, me siento en el carro y se me muestra lo que está a mi alrededor, qué botones presionar y me voy. Esto es lo que en realidad sucede en todo lo que hacemos. Es suficiente saber pocas cosas para usar los distintos desarrollos científicos. A veces todo lo que necesitamos es un conocimiento básico: Por ejemplo, súbete y siéntate en el tren o el bus te llevarán a tu destino, aunque no tengas ni idea como se hace. Yo me muevo de lugar a otro, como, bebo, y participo en distintos eventos sin saber nada de las bases técnicas de las cosas, así como un recién nacido a quien los adultos lo llevan en los brazos o lo pone en un coche.

Sin embargo, en la espiritualidad es diferente. Allí yo puedo usar ciertas cosas sólo si las conozco y las entiendo. No tengo control sobre las cosas que no he alcanzado y que no he descubierto. No puedo sentarme simplemente en algún “carruaje espiritual” e ir a algún lugar. No, yo tengo que saber quién soy, qué es este “carruaje”, cómo se mueve, cómo manejarlo, de dónde a donde debo conducirlo, cuál es el lugar de donde empiezo y cuál es la naturaleza de mi destino final, etc. Tengo que saber lo que está ocurriendo, estar en control de la situación y no sólo “presionar botones”. Sólo si realmente puedo implementar esto de forma completa, después de haberlo dominado todo, puedo realizar cierto acto espiritual. De lo contrario, simplemente no existo en el mundo espiritual.

Por lo tanto, nosotros tenemos que preguntarnos inmediatamente: ¿Qué quiere decir que nos permitan descubrir, conocer y entender la realidad espiritual y aprender cómo manejarla? Los cabalistas explican que todo en nuestro mundo está preparado para esto. Está completamente listo sólo para esta misión, para que desde aquí yo aprenda cómo trabajar con el mundo espiritual, vivir en él, y controlarlo de forma completa.

Desde este mundo aprendo acerca del mundo superior. La herramienta principal aquí es el amor práctico. Podemos llamarlo la práctica de conexión, concesión, pero en total se trata del amor.

¿Por qué? Porque de esto se trata todo. Ahora yo me amo a mi mismo, amo mi deseo de recibir. Disfruto al llenarlo y satisfacerlo. Así me hizo el Creador, Él conectó la sensación con el placer. El amor por los demás significa que yo no absorbo el placer sino que más bien lo siento en Él y por medio de ese disfruto. Es así como una madre también disfruta de cada cucharada que puede poner en la boca de su bebe…

(90256 – De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 14 de Octubre del 2012, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

Conoce el deseo de tu prójimo
Otorgarle al amigo

Siente los deseos de tu prójimo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta