¿Nos muestra nuestra visión sólo lo que hemos visto?

Opinión (Dale Purves, R. Beau Lotto Por qué vemos lo que hacemos Redux): “La primera edición de este libro provocativo examinó una amplia gama de pruebas que conducen a la conclusión de que el sistema visual no revela el mundo físico mediante el análisis de imágenes de la retina y su representación por el sistema visual. Más bien, lo que vemos se basa en la historia de la especie y del individuo como un medio de lidiar con la incertidumbre inherente a los estímulos luminosos. De ello se deduce que las percepciones visuales, son manifestaciones reflexivas del éxito conductual pasado y no el resultado de un procesamiento lógico de los estímulos presentes”.

“Cuando los escépticos de Darwin atacan su teoría de la evolución, ellos a menudo se centran en el ojo. El mismo Darwin confesó que era “absurdo” proponer que el ojo humano evolucionó a través de mutaciones espontáneas y selección natural. Los científicos del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) han abordado el gran reto de Darwin en un estudio evolutivo publicado en la revista Science“.

“Los investigadores en los laboratorios de Detlev Arendt y Jochen Wittbrodt han descubierto que las células de nuestros ojos sensibles a la luz, los bastones y conos, tienen un origen evolutivo inesperado, estas proceden de una antigua población de células fotosensibles que se encontraban inicialmente en el cerebro”.

“No es sorprendente que las células de los ojos humanos provengan del cerebro. Todavía hoy tenemos células fotosensibles en nuestros cerebros, que detectan la luz e influyen en nuestro ritmo de actividad diaria”, explica Wittbrodt. “Es muy posible que el ojo humano se haya originado a partir de las células sensibles a la luz que hay en el cerebro. Sólo posteriormente en la evolución, tales células cerebrales se re ubicarían en un ojo y ganarían la posibilidad de conferir la visión”.

Fuente: (http://www.sciencedaily.com/releases/2004/10/041030215105.htm)

Mi comentario: De acuerdo a la Cábala  no hay nada a nuestro “alrededor”; todo lo que vemos como existente, es una ilusión. Todo lo sentimos dentro de nosotros: nos sentimos a nosotros mismos y al mundo que está a nuestro alrededor. Al cambiarnos a nosotros mismos, nuestras propiedades, lo cual nos permite hacer la Cábala  podemos “cambiar el mundo a nuestro alrededor”. Más bien, empezamos a sentir su relatividad, la dependencia de la imagen del mundo en las propiedades de la persona (del observador). Miren la “Introducción al Libro del Zóhar”.
(89256)

Material Relacionado:
La percepción de la vida ¿sueño o realidad?
En el umbral de descubrimientos sin precedente
Las cinco fronteras de nuestras sensaciones internas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: