Superando el auto engaño

Pregunta: Estamos hablando de una persona que está conectada con el grupo, ¿es ella la misma persona en la calle que ve, siente, reacciona, y elige? ¿Es esto una superposición de deseos, es el resultado colectivo de la persona por completo, es el deseo del mundo entero?

Respuesta: Depende de dónde esté localizado el observador.

Si el observador soy yo, entonces puedo decir que todo lo que veo ahora a mi alrededor, es una manifestación del Creador. Es Él quien juega conmigo de esta manera, por una parte. Por otra parte, todo lo que siento por fuera de mí son partes de mi alma. Lo que siento dentro de mí es mi Galgalta ve Eynaim, y todo lo que siento por fuera de mí son mis partes que aún no puedo conectar conmigo, porque entre esas partes que existen por fuera de mí y yo en lo personal, en mi parte interna, existe el egoísmo que no me deja percibirlas correctamente.

Es decir, mi alma general fue rota en dos partes, y una de las partes la percibo como mía, y la otra parte no. No siento que es mía. Por el contrario, la siento como opuesta a mí, la odio, no me gusta, no quiero sentirla como propia.

Esta visión fue creada en mí artificialmente. Sin embargo, necesito encontrar la manera de sentirla como propia. En realidad es mía, pero la percibo como algo tan extraño que les provoco daño a los que están a mi alrededor, a todo tipo de objetos inanimados, vegetativos, animados y humanos, y disfruto al dañarlos ¿Cómo puede ser? Mientras más elevado soy, más los someto y los uso (a mi parte externa en favor de mi parte interna), y me siento más cómodo, mejor, y más feliz; yo disfruto esto.

Este es un terrible auto engaño. Entonces, la persona comienza a revelar que al causarles daño a todos y por lo tanto perturbar el equilibrio del mundo, daña a los elementos más cercanos a ella, aquellos que son más cercanos a ella que sus hijos, más que ella misma. En realidad, esos son Kelim (vasijas) más queridos para nosotros. Esta es una condición horrible llamada los tormentos del infierno. Pero su redención después le da a la persona nuevas oportunidades.

Entonces, todo depende de cómo observe yo lo que está por fuera de mí, ya sea de acuerdo al principio “No existe nadie más aparte de Él”, o como partes de mi alma, lo cual en principio es lo mismo.

Cuando la persona se conecta con el método cabalístico, cuando ella viene al Creador y se une con todos los demás, es decir, con el universo entero y el Creador, entonces naturalmente, todo se vuelve uno: estaba el Creador frente a mí y Él me mostró que todo esto eran partes mías.

(89334 – De “Una lección virtual sobre los Fundamentos de la Cabalá” del 23 de septiembre del 2012)

Material Relacionado:
Las molestias pueden ser diferentes
Una red de seguridad para el acróbata
Todos los cambios están dentro de mí, no en el exterior

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta