¿Tú hacia la izquierda y yo hacia la derecha?

Baal HaSulam, “Matan Torá” (La entrega de la Torá), ítem 5: Primero debemos comprender por qué la Torá fue dada específicamente a la nación de Israel y no a todos los pueblos del mundo por igual. ¿Hay en ello, Dios no lo permita, nacionalismo involucrado? Por supuesto, sólo un demente podría pensar eso. De hecho, nuestros sabios han examinado esta pregunta, y a esto se referían con sus palabras (Avodá Zarah 2): “Dios la dio a cada nación y lengua y ellas no la aceptaron”.

Pero lo que ellos encuentran desconcertante es ¿por qué entonces se nos llamó “el pueblo elegido”, como está escrito: “El Señor tu Dios te ha elegido” (Deuteronomio 7:6), puesto que no hubo otra nación que la quisiera? Además, hay una pregunta fundamental en el asunto: ¿Puede ser que el Creador viniera con Su ley en Sus manos a negociar con los pueblos salvajes? De una cosa semejante nunca se ha oído hablar y es totalmente inaceptable.

La Luz superior trajo a los babilonios a la sensación de la ruptura, a la sensación de destrucción, al sentimiento de una crisis, cuando todo se vino abajo ante sus propios ojos. La gente sintió odio e incapacidad para mantenerse a sí misma.

Entonces, ¿qué hicieron? Lo mismo que hacemos nosotros cuando una familia ya no puede seguir viviendo junta, los padres se separan y se divorcian.

De hecho, esta fue una solución muy inteligente, ellos hicieron lo correcto: “¿Por qué debemos torturarnos unos a los otros? Separémonos, ve tú hacia un lado y yo iré hacia el otro. “Esto también fue lo que Abraham le dijo a Lot: “Ve a la derecha y yo iré a la izquierda, o puedes ir a la izquierda y lo haré a la derecha. Tú decides en qué dirección quieres ir. No debemos ir en la misma dirección, ¿por qué pelear por esto?”

Así se resolvió la crisis en la antigua Babel. Esto planteó la pregunta colectiva: “¿Qué debemos hacer?” Y como respuesta, algunos comenzaron a pensar acerca del propósito de la vida y acerca de qué hacer con esta vida, cómo elevarla a un nivel superior, mientras que otros perseguían su beneficio propio a fin de manejar la vida simplemente.

Por supuesto, la crisis trae consigo problemas. Aquí debe haber un despertar externo, alguna presión que haga que la persona se sienta mal. La nueva fase no es sólo llega, sino que está acompañada por algún golpe del destino. Las masas encuentran desastres masivos que las deja en el mismo nivel, pero con la pregunta: “¿Cómo podemos arreglárnoslas? ¿Tal vez deberíamos crear nuevas situaciones? ¿Revoluciones, por ejemplo? ¿O tal vez algún elemento de otorgamiento, interno o externo? “Los otros, una minoría, son evocados al ser atraídos desde Arriba. Así el Creador dirige a todos, pero sólo unos pocos se conectan con el despertar y son llamados “la nación de Israel”.

(91112)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/24/12, “Matan Torá” (La entrega de la Torá)

Material relacionado:
El camino del grupo mundial

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta