Una chispa de Luz en un mundo virtual

Baal HaSulam, Shamati, artículo 3: “Acerca del logro espiritual”. Dado que el deseo de recibir se llama “criatura” y un “nuevo discernimiento”, el hablar comienza precisamente desde el punto donde el deseo de recibir comienza a recibir impresiones. El habla es discernimiento, parte de las impresiones. Por aquí ya hay una correlación entre la Luz y el deseo de recibir.

Pregunta: ¿Qué es Luz?

Respuesta: Algo especial se evoca en ti, un fenómeno excepcional, y tú lo llamas Luz. Cuando esta viene, tú sabes que eso es lo que tú llamaste.

En el momento, sin embargo, tú no tienes la vasija correcta para sentir este fenómeno. A menos que adquieras el alcance espiritual, todos tus deseos están dirigidos hacia tu beneficio propio: “todo para mí, para mi propio bien, para utilizar a los demás, todo para mi propio bien y contra los demás”. Esta es más o menos la manera en la que funcionan las cosas hoy en día y entonces al estar en esos deseos, tú no puedes sentir el fenómeno del otorgamiento, del amor, de la cooperación, de la conexión y una aspiración hacia lo externo, todas las cosas que se llaman “Luz”. Para ti esto no es Luz sino oscuridad.

Algunas veces esto se torna oscuro y malo. Te sientes impotente y no sientes ganas de hacer nada, tú no ves ninguna luz al final del túnel. Así es como tus deseos aparecen ante ti sin la típica iluminación en nuestro mundo, sin la más mínima iluminación que alumbre la oscuridad en la vasija.

Después de todo, en nuestros magros deseos solamente un pequeño resplandor puede mostrarse, dando un poquito de vida y disfrute. Esta chispa es tan pequeña que puede penetrar incluso en las vasijas egoístas de recibir. Yo vivo en ellas en los niveles inanimado, vegetativo, animado de la naturaleza; todo el nivel humano está por encima de esto y yo no soy parte de él.

En ese nivel hay deseos de recibir y deseos de otorgar que me serán revelados, unos opuestos a los otros. La línea izquierda es la inclinación al mal, el verdadero ego que se revela en la medida que yo quiera conectarme con los demás y entonces lo hago. Luego yo atraigo la Luz que Reforma y trato de adquirir la fuerza buena y trabajo entre las dos inclinaciones en la línea media, la cual se llama Adam (humano).

Mientras tanto, yo estoy en el nivel animado, bajo el dominio de mi pequeño ego, recibiendo solamente una ” vela delgada ” en la vasija que está hecha de los tres primeros niveles. Desde un punto de vista espiritual, esto no se considera vida o existencia. De modo que nuestro mundo se llama mundo virtual, es como si este existiera por debajo del nivel de conciencia.

(90105 – De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 12 de Octubre del 2012, Shamati # 3)

Material Relacionado:

El cambio de la naturaleza humana en nuestro tiempo
Comencemos siempre con la derecha
La respiración espiritual: ascensos y descensos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta