Convirtiéndonos en los guías para el mundo entero

Rav Kook, “Las Luces”, “La guerra”, ítem 9: La construcción del mundo que está colapsando ahora ante las terribles tormentas de la espada ensangrentada, requiere de la construcción de la nación israelí. La construcción de la nación y la revelación de su espíritu son una cosa, y esta está conectada con la construcción del mundo que está cayendo a pedazos y que está esperando una fuerza unida y suprema, y todo esto está en el alma de la Knesset Israel. El espíritu del Creador está lleno de ella y es imposible para el espíritu del hombre, cuya sensación del alma vibra dentro de él, mantener la calma en esta gran hora, sin llamar a todas las grandes fuerzas de la nación: Despierta y elévate para cumplir con su rol.

Las cosas no serán corregidas ni mejorarán a menos que el pueblo de Israel entienda su rol especial con respecto a sí mismos, al mundo entero, y en relación al Creador y su obligación para con todos. Esta es la ley de la naturaleza, la cual no depende ni requiere de nuestro consentimiento.

Nosotros tendremos que guardar esta ley sin importar cómo, ya sea por el camino de la Luz o por el camino del sufrimiento. La humanidad tiene que alcanzar una equivalencia de forma con el Creador, y nosotros somos la parte que está obligada a iniciar la corrección para todos y a guiarlos, al fijar un ejemplo para las demás naciones. Nosotros tenemos que reconocer nuestra misión y aceptarla, ya sea voluntariamente al aceptar, comprender y asumir la responsabilidad o por medio de la presión del odio general que se nos revelará, por las dificultades, los problemas y los sufrimientos de la presión del desarrollo que está presionándonos.

Tendremos que reconocer que todo el método de corrección que nos lleva desde el amor a los demás hacia el amor al Creador es llamado la sabiduría de la Cabalá. Esta sabiduría habla de la conexión entre nosotros, de la red de conexiones entre nosotros, en la que está incluida toda la realidad, todo el sistema de los mundos. Al construir y descubrir la conexión entre nosotros, descubrimos la realidad espiritual superior que está por encima de la realidad corpórea egoísta en la que vivimos hoy en día.

Tenemos que entender que la sabiduría de la Cabalá no se trata de hilos rojos como creen los no religiosos, ni sobre la creación de estatuas que fueron destrozadas ya en los días de Abraham, ni la mística que imagina la gente religiosa, ni bendiciones, y ni oraciones a fin de que todo cambie para mi propio bien, excepto yo. Así que nadie está pensando en la auto corrección, sino que están pidiendo cambios egoístas: no es que yo deba cambiar, sino que todo a mi alrededor cambie para mi propio bien.

Sin embargo, la sabiduría de la Cabalá es el trabajo de Dios por medio del cual, con la ayuda de la Luz superior, con la ayuda del atributo de otorgamiento, nosotros querremos cambiarnos a nosotros mismos en la fe por encima de la razón, con el fin de parecernos a la fuerza superior y alcanzar una equivalencia de forma con ella, alcanzar la adhesión. Esto significa convertirse en Adam (humano), es decir “similar” al Creador (Domeh), las cuales tienen la misma raíz en hebreo.

A esto debemos aspirar todas las fuerzas de la nación, como Rav Kook dice aquí: sólo en la revelación de estas fuerzas alcanzaremos la creación del espíritu de la nación y el conjunto de todas las almas de Israel, “Knesset Israel”. Entonces nos convertiremos en una “nación de sacerdotes y una nación santa” para el mundo entero; nos convertiremos en un ejemplo y guía para todos.

(93617)
De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 11/21/12

Material relacionado:
Los servidores del pueblo
Recoge la cosecha y alimenta a los afligidos
La garantía mutua es la llave para el nuevo mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta