Del punto A al punto B con la ciencia de la Cabalá

La Cabalá es la ciencia, el sistema y la realización del alcance del Creador. Nuestra meta es revelarlo a Él, y por eso no hay ciencia más elevada e importante. Después de todo, ninguna sabiduría se evalúa por su meta. La Cabalá es compleja: no es sólo explica el procedimiento, sino que además nos acompaña a lo largo de todo el proceso de su realización.

En el artículo “La Enseñanza de la Cabalá y su esencia”, Baal HaSulam escribe: En su conjunto, la sabiduría de la Cabalá se ocupa de la revelación de la Divinidad, arreglada en su camino en todos sus aspectos, aquellos que han surgido en los mundos y aquellos que están destinados a ser revelado, y en todas las maneras que pueden aparecer alguna vez en el mundo, hasta el fin de los tiempos. Además, Ramjal escribe en el libro 138 las puertas de la Sabiduría: Toda la sabiduría de la Cabalá está diseñada sólo para conocer el manejo de la voluntad superior: sobre qué base creó Él todas estas criaturas, qué quiere de ellas, y el resultado final de todo lo que existe en el mundo.

Y aquí están las palabras de Baal HaSulam del artículo La Esencia de la Sabiduría de la Cabalá: “Esta sabiduría es, ni más ni menos que una secuencia de raíces, que cuelgan a modo de causa y consecuencia, por medio de reglas fijas, determinadas, entretejidas en una única y exaltada meta descrita como “la revelación de Su Divinidad a Sus criaturas en este mundo”.

De alguna Fuente más elevada que yo no conozco, a lo largo de la cual desciende una secuencia de raíces; como una criatura, yo puedo conseguir la revelación del Creador. En primer lugar, en el camino de arriba hacia abajo, el Creador se restringe más, y mi deseo de recibir crece cada vez más hasta que todas las raíces desaparecen, dejándome finalmente el punto en el corazón (•). Y en el camino hacia arriba, yo revelo un poco al Creador, una y otra vez, llegando a conocerlo, pasando a través de 125 raíces.

De tal manera que, el sistema, así como el pasaje del camino me conectan con el Creador. La guía y el camino del punto A al punto B son la ciencia de la Cabalá. En definitiva, ésta es un medio de revelar al Creador.

Hay una escalera entre el Creador y la criatura. Ella se extiende desde las propiedades de la criatura a las propiedades del Creador, y a lo largo del camino, sus propiedades se combinan entre sí de cero a cien por ciento. Esto es Cabalá: No habla de las propiedades del Creador como tal, ni sobre las propiedades de la criatura como tal porque esta esencia es incomprensible para mí. Yo solo estudio su relación, la forma investida en la materia. Yo puedo alcanzarlo, conocerlo, sentirlo, entenderlo; tengo acceso a esto. No sé qué son el Creador y la criatura en forma separada, yo estudio sólo su combinación.

Esta escalera es suficiente para que yo afirme mi “yo” en relación a la propiedad de la criatura y en relación a la propiedad del Creador. Mi yo es la línea media (verde en el diagrama), no es ni la criatura ni el Creador. Después de todo, la criatura es el deseo de recibir. Y la verdad  “yo” es la forma de otorgamiento en la que invisto el deseo de recibir cuando me moldeo a mí mismo a imagen del Creador. Yo le doy forma a estas características como si fueran arcilla, y entonces el Creador insufla la vida, y el “muñeco” se llena de vida.

Esto sucede en cada grado. Esta es la realización del “malvado”, es la criatura, que ascendiendo al grado del Creador, es decir, la revelación del Creador a los seres creados es la ciencia de la Cabalá.

Por lo tanto, está claro que no tenemos nada más que hacer en la vida, sino satisfacer nuestras necesidades básicas y dedicar el resto a esta ciencia. Hoy en día, estamos acercándonos al nivel básico. La vida en sí, la crisis nos limpiará de los excesos en unos cuantos años, si no antes. Entonces, en su desesperación, el mundo descubrirá que durante unos tantos miles de años, avanzó por el camino equivocado y que ahora debe cambiar de dirección. Por supuesto, esto no fue un error, sino la preparación, la realización de los grados previos de desarrollo, inanimado, vegetativo y animado, para llegar finalmente a la ciencia de la Cabalá.

(92703 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12 de Noviembre del 2012, Escritos de Baal HaSulam)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta