El adaptador de las relaciones familiares

Pregunta: La primera condición para establecer una conexión en un matrimonio es la habilidad de sentir al otro ¿Cómo podemos desarrollar la habilidad de sentir al otro y sus deseos como propios?

Respuesta: Si quiero amor y una actitud positiva entre dos personas para cubrir todos nuestros mutuos pecados, todas las malas cualidades, necesito averiguar lo que necesita mi pareja, lo que él o ella quiere, y qué espera él o ella de mí.

Primero tengo que descubrir en mí la necesidad de otorgar al otro. Entonces tengo que responder la pregunta: ¿Qué puedo darle a ella o él, cómo puedo hacerla o hacerlo feliz? Esta nueva necesidad me obliga a revisar lo que él o ella quiere y qué espera ella o él.

Tenemos que discutir esto para que cada uno sea capaz de expresarse libremente y develar sus sensaciones a su pareja, los deseos y aspiraciones más secretas y cómo cada uno quiere recibir señales de amor de su pareja. Cada uno debe ayudar al otro a entenderla o entenderlo a sentirse y comenzar a vivir en el otro. Ellos tienen que sentir los deseos del otro como propios, como si los llenados que le proporcionan a esos deseos estuvieran en uno mismo.

El amor es llamado unidad, y es logrado al incorporarse en el otro. Asciendo por encima de mis deseos y al parecer los restrinjo, y no los uso para mi propio placer. Ahora en lugar de mis propios deseos quiero absorber los deseos de mi pareja: ¿Qué quiere ella o él, qué ama él o ella?

Quiero sentir los deseos del otro dentro de mí de manera que llenen el lugar donde mis propios deseos están. Esto significa que coloco los deseos del otro por encima de los míos y suprimo los míos. Ahora trabajo e invierto todos mis poderes de manera que los deseos del otro se vuelvan parte de mí y comiencen a vivir en mí. Mediante eso construyo su imagen dentro de mí.

Calculo ahora cómo puedo otorgar a él o ella. Hago esos cálculos internamente al trabajar con la imagen que fue creada dentro de mí, con todas sus necesidades, deseos, anhelos y esperanzas. Habiendo construido esta imagen en mí y habiendo trabajado en ella, ahora sé cómo tratar al otro.

Hacemos todo este trabajo mutuamente, al discutir las cosas. Nos ayudamos mutuamente a percibir la imagen del otro, como se dice: “cada uno debe ayudar a su amigo”, ya que nos ayudamos mutuamente a construir esas imágenes dentro de nosotros; construyo la imagen de mi esposa dentro de mí y ella construye la imagen de su esposo. Cada uno ahora incluye dos imágenes dentro de él: la propia y la de su pareja.

Esas imágenes constantemente cambian y se vuelven más claras, reflejan cada vez más sus propios atributos. Eventualmente llegamos a un estado en el cual sabemos cómo relacionarnos el uno con el otro. Me conecto a ella a través de su imagen que está en mí y ella se conecta a mí a través de mi imagen que está en ella, así llegamos a la conexión.

Los objetos espirituales, los Partzufim están organizados de acuerdo a cierto principio. Antes de que el Partzufde Galgalta dé a luz al Partzuf de AB crea el Partzufde AB dentro de este. Si el Partzuf de AB quiere conectarse con Galgalta, lo hace a través del Partzufinterno de AB que está en Galgalta.

Esto significa que cada Partzuf tiene que construir una especie de adaptador internamente con el fin de conectarse al otro Partzuf. Este adaptador  refleja adecuadamente el Partzuf externo al que se conecta, pero está sólo en el primer Partzuf. En una madre la imagen del hijo está naturalmente y entonces ella entiende intuitivamente cómo tratarlo.

En términos fisiológicos el vientre es un adaptador que usa todas las reservas del cuerpo para proporcionarle al embrión todo lo que necesita, tras el nacimiento está la fase de amamantar y el cuidado externo al bebé, pero siempre es cumplido por la imagen del niño que está en la madre.

Se dice que el hombre fue creado “a imagen de Dios”. Lo cual significa de acuerdo al modelo (imagen) especial del superior el cual es el padre y la madre espiritual, el Partzuf de Aba e Ima otorga al inferior. De acuerdo a la misma equivalencia de forma, nosotros también podemos conectarnos entre nosotros, de otra manera no habrá conexión.

Es lo mismo en la tecnología: debemos siempre construir un adaptador de manera que diferentes cuerpos se comuniquen, en una parte debe haber una salida que se adapta a la entrada en otra parte. Si la entrada y la salida corresponden entonces los cuerpos pueden conectarse.

Si entendemos cómo funciona esto y sabemos cómo establecer tal adaptador, sin duda alcanzaremos la conexión mutua correcta. Entonces debemos constantemente seguir con este trabajo con el fin de mejorar esos sistemas.
(91923 De una “Charla acerca de la nueva vida” 16 de Julio del 2012)

Material Relacionado:

¡Un momento, no se muevan!
Concilio familiar: una discusión a la luz de las velas
Luchando por romper el record: la marca de las relaciones familiares

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta