El creciente reconocimiento del momento actual

Hoy en día sólo estamos empezando a sospechar y a descubrir que estamos estrecha y mutuamente conectados, y están llevándose a cabo investigaciones sobre el tema, y escribiendo varios artículos sobre esto en Internet. Pero esto no era así antes.

Hace diez años yo no podía hablar sobre esto. En el 2005 presenté un documento en Arossa, Suiza al Consejo Mundial de la Sabiduría, y ellos se rehusaron a estar de acuerdo conmigo. Hace cuatro años hablé con un ganador del Premio Nobel en economía y le dije que el mundo estaba en crisis y que todo se desintegraría rápidamente así ¡como en el tiempo del Big Bang cuando el universo fue creado! Él no estuvo de acuerdo conmigo.

Hubo mucha gente así. Di conferencias en la USA en distintas universidades, colegios, por todas partes.

Hace cinco años, conocí un representante de la UE en Italia. Le dije lo que estaba sucediendo y él me entendió, algo que no había ocurrido antes. Él anotaba todo, como un estudiante y me preguntaba una y otra vez, pero su conclusión fue: “Estoy de acuerdo con todo lo que dice, pero no podemos poner esto en práctica; no podemos resolverlo, no tenemos a nadie que se vuelva hacia esto por el momento, nadie entenderá, aunque usted esté en lo correcto”.

Esto significa que el mundo está avanzando gradualmente hacia el reconocimiento de que estamos en un espacio cerrado, bajo la influencia de las fuerzas de la naturaleza, no por encima de ellas, y que no podemos hacer lo que queremos, como sociedad humana también tenemos ciertos atributos que se nos dieron por naturaleza.

Tenemos que estudiar estas leyes y acatar por medio de ellas ya que de lo contrario nos sentiremos mal. Y lo más importante, cuando la naturaleza se encierra y se vuelve global hay interacciones mutuas de los componentes del inerte, vegetal, animal, y hablante, y entonces nuestras interacciones negativas pueden afectar el mundo inerte, vegetal y animal así como está pasando ahora con el huracán Sandy o los tsunamis.

Esto quiere decir que todos estos niveles de interacción son interdependientes y resulta que el hombre por medio de su actitud incorrecta hacia las demás personas y hacia la naturaleza los afecta a todos, ya que el hombre es el nivel más alto.

Aquí necesitamos de la sabiduría de la Cabalá ya que ésta nos dice cómo debemos organizarnos. Si no nos volvemos redondos como lo es nuestro ego, es decir mutuamente interdependientes, descubriremos que somos opuestos a la naturaleza.

(92376 – De la Convención en Georgia del 5 de Noviembre del 2012, Lección 1)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: