El detonante para tomar la decisión correcta

Es ahora, con el país en un estado tan tenso, que necesitamos invertir los máximos esfuerzos con el fin de entender que todos esos eventos son sólo detonantes que están destinados a llevarnos a las decisiones correctas, hacia la garantía mutua. Lo principal es no regresar al mismo nivel de separación cuando mañana el fuego cese, sino permanecer en el mismo nivel de preocupación y pensamientos mutuos que sentimos hoy. Al menos no descender de este grado, entonces esto ya será bueno.

El reconocimiento no llega inmediatamente. Es como un sistema acústico: Primero entra una onda, sacude al sistema, y se requiere de un cierto periodo de tiempo para que el sistema llegue al equilibrio y se estabilice. Sólo al final se forma una respuesta en la salida. Lo mismo está sucediendo ahora. Nosotros necesitamos aceptar este estado, y pasar por todas las cuatro etapas de alcance, el reconocimiento, la compasión, todo el proceso de desarrollo que al final entenderemos por fin y tomaremos una decisión. Esto significará que obtuvimos este grado, lo integramos dentro de nosotros y ya no descenderemos de él.

Para esto, debemos pasar por muchas acciones internas y principalmente pasar por ellas conscientemente. Y esto no se lleva a cabo de forma rápida y fácil. Nuestro papel es ayudar a este proceso mediante una diseminación constante, con el fin de llevarlos a todos a la conexión, a la participación en talleres, explicarlo de todas las maneras, donde sea posible. Esto es lo máximo que podemos hacer.

Sabemos que estamos haciendo lo correcto si estamos actuando en pos de la conexión. Se requiere de nosotros la conexión y no sólo para que se detenga el ataque con misiles. De otra manera, resulta que queremos neutralizar la fuerza superior que nos empuja hacia adelante. Más bien queremos alcanzar la meta hacia la cual está guerra nos está despertando. Ésta quiere empujarnos a tomar la decisión correcta y a avanzar. Así que tomemos esta decisión y avancemos, y entonces veremos que la amenaza desaparece, se resuelve de una buena manera.

Constantemente nos preguntamos, “¿Qué sigue?” y obviamente que lo que sigue será peor, en medio año, en un año. La situación sólo se exacerbará y el conflicto no cesará ¿Entonces cómo podemos finalmente resolver este problema? ¿Tenemos la oportunidad o no?

Vemos como la providencia Superior nos trae todos esos problemas, forzándonos a construir al enemigo ante nosotros. No hay otra decisión aquí que aferrarnos primero a la meta hacia la cual nos llevan todas estas calamidades. Si revelamos la fuerza de la garantía mutua entre nosotros, esta lo llenará todo, y en nuestra conexión, la fuerza superior, la Luz, comenzará a actuar. Entonces no tendremos ningún problema, y siempre tendremos fortaleza extra y tomaremos las decisiones correctas.

(93260 – De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 16 de noviembre del 2012, “Paz en el mundo”)

Material Relacionado: 

Nuestra única opción es la unidad
La corrección viene desde adentro
El poder de la garantía mutua: inténtalo y verás

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta