Filtra todo lo redundante

Los cabalistas determinaron las leyes del grupo a partir de su propia experiencia. El propósito de la creación de un grupo es conectarse y llegar a ser como el Creador. El grupo se forma cuando se reúnen las personas que quieren alcanzar este estado, y por supuesto, el grupo debe comprender por qué existe. Éste incluye nuevos miembros que aún no entienden o perciben esto, pero en un tiempo muy corto, nosotros les explicamos por qué existe el grupo, y sin coerción los guiamos gradualmente a este estado.

El grupo debe estar unificado, y no debe haber distorsiones en éste. No es una fábrica con gerentes y trabajadores que estén subordinados a ellos. No hay tal cosa en un grupo que estudia Cabalá, todo es colectivo.

Creamos diferentes comités que sirvan y ayuden, que sostengan y organicen el grupo, el estudio, las fiestas, las comidas, etc. Todo esto debe adaptarse con precisión a la unidad básica de cada individuo y de la colectividad. Aunque seamos diferentes, tenemos que ser totalmente iguales, uno es sabio otro es tonto, esto no hace ninguna diferencia en absoluto. Todos son naturales, son como son y son esenciales en esa forma específica.

Imaginen un mecanismo con algunas de sus partes moviéndose rápido y otras moviéndose lentamente, algunas se mueven hacia la derecha o hacia la izquierda y otras giran alrededor de un eje. Cada una tiene su propio papel y lo más importante es que cada una debe hacer su mejor esfuerzo por la unidad general. Las demás condiciones en el grupo se crean como resultado de ello.

La condición principal es la ayuda mutua y esto es lo que nos lleva a la conexión entre nosotros, puesto que la persona sola no tiene nada que corregir. Cada uno de nosotros es una totalidad absoluta y no hay nada que esté corrupto, excepto una cosa, la conexión con los demás. Es por eso que yo no le presto atención al carácter de la persona, a su forma externa, a sus hábitos desagradables, a nada. Nada de esto me preocupa, yo uso un “filtro” y no veo nada de ello, alguien es pelirrojo, otro es aburrido y otros me molestan y me atraen de todas maneras a lo que ellos quieren, pero no me importa. Detrás de mi “filtro”, yo tengo que ver una sola cosa: la actitud de la persona hacia la conexión y unidad, ya que esto es lo único que tenemos que corregir en ella. Si trabaja en eso, ella es mi amiga y si no lo hace, es un extraño para mí.

No debemos tratar de cambiar algo en nosotros, excepto la conexión con los demás, esto es muy importante. Nosotros perdemos mucho tiempo y energía en esto. Debemos dejar de lidiar con lo que es innecesario, puesto que de esta manera sólo nos rompemos y corrompemos a nosotros mismos. Tú debes permanecer como eres, no debes perder ni un gramo de energía en eso, sólo invertir en la conexión.

Cuando esto está claro, el trabajo se vuelve suave y mutuo, se convierte en una cena, en un anhelo por la mutualidad y el amor. No debemos prestarle atención a nada más. Sólo hay una condición: la conexión entre nosotros, y el grupo siempre debe centrar su atención en ésta.

Tenemos un largo camino por recorrer y al principio pueden ocurrir muchas distorsiones, equívocos, irritaciones, arranques, etc. Pero sólo hay una cosa importante y es si la persona realmente anhela la unidad. Si trata de aumentar este impulso en ella, entonces yo me encargo de todos sus otros problemas y le ayudo.

(92319)
De la Convención en Georgia del 11/06/12, Lección 2

Material Relacionado:
Anteojos que nos muestran la realidad espiritual
La cirugía espiritual
Rayos X Espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: