La intención siempre y en todo lugar

Cuando una persona realiza un trabajo espiritual, usualmente no siente que esté realmente llevándolo a cabo, que está invirtiendo esfuerzos. De alguna manera ellos se pierden, como si no hubiera espacio, en un agujero, que más adelante lentamente, lentamente se llena. Una persona no lo ve, y sólo cuando sus esfuerzos llegan al borde del agujero, listo para derramarse hacia afuera, entonces él comienza a ver los resultados de su trabajo. Por lo tanto al llenar este espacio, el apoyo mutuo es muy importante.

Baal HaSulam da un ejemplo muy bueno, cuando una persona entra al tesoro del Rey y gradualmente se lleva cierta cantidad de monedas, tanto como le dan, y después los guardias lo arrebatan de sus manos, y entonces una vez más entra y otra vez los guardias derraman las monedas, etc. Esto significa que se requiere de esfuerzos constantes y sumamente serios.

Una persona no es capaz de trabajar de esta manera. Necesita ver los resultados; o los problemas lo empujan desde atrás o algún tipo de intenciones tiran de él, alguna causa que vale la pena. Y cuando ninguna de estas existe, se encuentra como en el espacio, hace movimientos, pero no hay energía. Y aquí el grupo necesita darle esta energía. Además no es importante si fuera correcto o no correcto, o si es real; lo importante es que reciba inspiración.

Entonces lo principal en nuestro trabajo es constantemente descubrir la grandeza y mostrar a los otros que ya estás ahí.

Cuando una persona ve a que los otros tienen algún tipo de intención, de pronto piensa que, de pronto le muestran que ellos existen en una tensión interna, entonces él es también forzado a despertar: “¿Qué pasa conmigo? ¿Dónde estoy?” De esta manera él regresa a la intención. Gradualmente esas intenciones se conectan y aportan su influencia, los resultados. Por lo tanto, no hay necesidad de olvidar esto, sino por necesidad, verlo.

En este sentido, las mujeres pueden hacer incluso más que los hombres, ya que desde el principio, por su naturaleza, fueron creadas para crear deseo y empujar a los hombres a implementarlo. Así ellos necesitan trabajar juntos y no olvidar eso durante todas sus actividades.

No importa lo que hagamos. Podemos añadirle nuestra intención a todo.
(92787 De una comida en la Convención de Georgia 7 de Noviembre del 2012)

Material Relacionado:

Una oportunidad dada desde arriba
Rodeado por el bien absoluto
Las buenas intenciones y la correcta intención

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta