¿Quién es responsable por la corrección?

Pregunta: ¿Cuándo estamos hablando del pueblo de Israel, de los judíos, de quiénes estamos hablando?

Respuesta: Acerca de los discípulos  de Abraham que junto con él dejaron Babel y se llamaron a sí mismos “Israel”, lo cual significa “directo al Creador, Yashar Kel“. También se llamaron a sí mismos “judíos, Yehuda“, que viene de la raíz hebrea “Yehud, unidad” porque querían unirse. Se llamaron a sí mismos “hebreos, Ivrim, עברים, de la raíz hebrea “maavar, מעבר, trascender)”, porque querían trascender de un nivel a otro. Todos los nombres son dados  de acuerdo a la dirección, a la inclinación y al anhelo.

En general, existe un deseo de recibir. Una pequeña parte de éste es llamada Bnei Baruj (BB). Otra parte más grande es llamada “La nación israelí en la tierra de Israel”. Una parte más grande es llamada la “nación israelí en la diáspora”. Finalmente existe la parte llamada “las naciones del mundo”.

Aquellos que tienen un punto en el corazón (•) pertenecen a la parte llamada Bnei Baruj. Las dos partes de la nación israelí son aquellas que por el  momento están sin el punto en el corazón, y el punto del corazón por supuesto no existe en aquellos llamados las naciones del mundo. Pero aquellos que “están en la tierra de Israel” tienen Reshimot (genes espirituales) del punto en el corazón que tenían antes y ahora está oculto. Ahora se está ejerciendo una presión externa sobre ellos. Y con respecto a la nación israelí en la diáspora, ellos tienen Reshimot y se ejerce sobre ellos un diferente tipo de presión, el antisemitismo.

Las “naciones del mundo” tienen un punto en el corazón que está oculto incluso más profundamente. Este aparece gracias a la integración, cuando las chispas del otorgamiento entraron  a las vasijas de recepción, excepto por la última parte del deseo de recibir llamado “el corazón de piedra“. Esos ya son llamados los “dañinos de los dañinos”.

Este tipo de división es posible en el nivel corporal.

 

Desde un punto de vista espiritual, todo el que tenga un punto en el corazón pertenece a Bnei Baruj, sin importar a qué nación pertenece en la corporalidad. Similar a la manera que fue en Babilonia, la persona entra al grupo si anhela la meta de la creación. Así nos relacionamos con la realidad de acuerdo al principio de Babilonia.

En correspondencia, las personas con un punto en el corazón sienten que tienen que corregirse sí mismas y al mundo. Aquellas que se niegan a reconocer su misión, a pesar de las Reshimot que hay en ellas, sienten una presión externa en la forma de antisemitismo o una amenaza a su supervivencia.

Hoy las personas son llamadas “judías” de acuerdo a sus señales externas o apariencia y etnicidad. Esas personas también tienen que entender que deben cumplir con su rol. Todas aquellas que pertenecen a la categoría de “Israel”, a los descendientes de aquellos que dejaron Babilonia y pasaron por muchas reencarnaciones a través de la historia, son responsables de la corrección. Incluso si esa persona no quiere corregirse, si no está interesada en ninguna clase de corrección, nadie se lo está preguntando. Existe una Reshimo en sus genes que despertó en Babilonia, y tiene que realizarla. Si no la realiza, el mundo entero exigirá de ella la parte que falta en la corrección.

Las personas simplemente reaccionan a la falta de llenado que tienen que recibir de ella, y no importa cuán “bien se comporte” en este mundo, nada ayudará. Nadie tomará en cuenta su buen comportamiento, ya que éste sólo indica una cosa: No está haciendo lo que tiene que hacer.

“¿Para qué necesitamos todos tus descubrimientos científicos y tus avances en medicina? Exigimos algo más de ti: lo principal”.

(93813 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá 23 de Noviembre del 2012, “El papel de la nación israelí”)

Material Relacionado:

El desarrollador de los puntos en el corazón
El crecimiento sobre los peldaños de la escalera espiritual
Aprendamos a trabajar con la cabeza espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta