Súper tormenta Sandy: En la trampa del egoísmo

Pregunta: Le escribo asustado por el viento huracanado y la lluvia; afuera hay un huracán. ¿Qué nos está pasando?

Respuesta: Caímos en una trampa que nos fue preparada por nuestra naturaleza egoísta. Bajo la influencia de esta naturaleza, la persona tiende a 1) satisfacer las necesidades básicas (razonables), y 2) satisfacer el deseo por los excesos que emergen en ella bajo la influencia de su entorno. En vez de esforzarse por ser similar a la naturaleza, haciendo de la humanidad una sola familia, nos involucramos en la competencia, el individualismo y el proteccionismo.

El interés propio de los productores, impone en nosotros una sociedad consumista, en la cual todos aspiran al excesos en todo. Sin embargo, estas personas nunca alcanzarán la felicidad, porque esta sensación no hace que ellas compren más y cancela el culto del consumismo.

Todo está hecho para remplazar los valores espirituales con los materiales. Las personas necesitan limitarse, a ellas las crían a través de películas, las engañan por medio de la cultura masiva; es más fácil venderles a aquellos y es más fácil manejarlos. El creciente contraste entre la humanidad y la naturaleza integral crea diferentes tipos de desequilibrios que se manifiestan en forma de desastres sociales y naturales.

(91817)

Material Relacionado:

Nuestro futuro: El consumismo o el humanismo
El secreto de la prevención de desastres
La naturaleza es indivisible

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: