Un lecho de plumas no es una interrupción en el camino hacia la espiritualidad

Baal HaSulam: “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot“, ítem 11: Sin embargo, encontramos y vemos en las palabras de los sabios del Talmud que ellos han hecho el camino de la Torá más fácil para nosotros que los sabios de la Mishná. Esto se debe a que ellos dijeron: “Uno siempre debe practicar la Torá y las Mitzvot, incluso Lo Lishmá, y desde Lo Lishmá llegar a Lishmá, porque la Luz en ellas reforma”.

Así que ellos nos han proporcionado un nuevo medio en vez de la penitencia presentada en la mencionado Mishná, Avot: “Luz en la Torá”. Ésta conlleva el poder suficiente para reformarlo a uno y llevarlo a practicar Torá y Mitzvot Lishmá.

Resulta que nosotros no necesitamos cambiar nada con respecto a nuestra vida, no tenemos que limitarnos a nosotros mismos o prestarle atención a nuestro cuerpo, contar cuánto comer, beber o dormir. No importa si duermo sobre un edredón o en el suelo, cuán “bueno” soy con los demás, con mis familiares, conmigo mismo, ni de qué forma me ocupo de ello. Nada de esto importa, lo importante es la práctica de la Torá (lo cual significa el estudio de la Cabalá), de tal manera que la Luz en ella me reforme.

Sólo tengo esta Luz y ésta ya se encargará de todas mis relaciones: conmigo mismo, con los amigos, con el entorno, con el Creador. La Luz se encargará de todo. Yo sólo tengo que tratar de atraer hacia mi la Luz y darle una oportunidad de funcionar. Esto es lo que dicen los sabios.

Ellos ya han establecido las conexiones en el sistema general de las almas, el cual se rompió  completamente, y lo han llevado a través de varias etapas de desarrollo: Babel y el exilio en Egipto. El grupo que sacó Abraham de Babel ya ha desarrollado y establecido conexiones entre todos sus miembros, es decir en las almas, las partes del sistema general.

Ellos ya pudieron construir el Primer Templo y recibir la Luz de Mójin De Jaya con el fin de otorgar, y luego cayeron de este nivel y fueron exiliados de Babel. Luego salieron del exilio y construyeron el Segundo Templo allí, en el nivel de Mójin de Neshama, y entonces volvieron a caer. Esto significa que han atravesado los diferentes niveles de desarrollo que eran necesarios para la preparación: los tres exilios y las tres redenciones. Por lo tanto ellos presentaron todas las correcciones personales, individuales, que el pueblo de Israel, quienes son parte de la humanidad, el grupo, quien está a la cabeza del proceso de corrección, tienen que realizar.

Gracias al hecho de que este grupo ha atravesado todos los exilios, las redenciones y la destrucción de los dos Templos en el nivel de Mójin de Jaya y Mójin de Neshama, se estableció una red de conexiones adecuada y necesaria con la parte superior del alma general, de toda la creación, llamada GE. Así que, cualquier persona que quiera corregirse a sí misma ahora, tiene la oportunidad de hacerlo.

La destrucción de los dos Templos y el exilio del pueblo de Israel fueron necesarios con el fin de retornar a Babel, el cual permaneció sin corrección, e integrarse con ellos para luego corregirlos. Esta etapa, que se hizo para la incorporación mutua, terminó hace unos cien años o incluso durante la época del ARI. Cualquiera que quiera ser corregido ahora no tiene que atormentar su cuerpo ni vivir bajo las condiciones de penitencia, bajo las cuales vivió el grupo que corrigió GE.

Entonces ellos se corrigieron separadamente de las demás naciones del mundo y vivieron en las condiciones especiales de “comerás pan y sal y beberás agua con moderación, dormirás en el suelo y trabajarás en la Torá”. Pero después de haber cumplido con sus correcciones y de haberse atado a sí mismos a todo el sistema, este sistema ya existe en una forma parcialmente corregida, oculto de nosotros.

Ahora todos pueden utilizar esta incorporación mutua de las almas de la nación de Israel con las naciones del mundo, GE que entró en AHP y se integró con él. Si la persona quiere ser corregida, si la chispa espiritual ilumina en ella, entonces hay un sistema que la apoya, a través del cual ella puede atraer la Luz que Reforma.

La Luz lo arreglará todo puesto que hay un sistema que está preparado para absorber esto y proporcionarle todos los niveles de corrección. Así que no tenemos que restringirnos de manera alguna, todo está permitido excepto acusar o causar daño intencionalmente. La persona puede tener un carácter diferente y diversos atributos, pero si ella quiere trabajar con el fin de atraer la Luz que Reforma, entonces debe contar con la posibilidad de incorporarse a un grupo. Su estilo de vida y actitud hacia los demás, la carga que ha acumulado, la cual trajo consigo, debe dejársele a la Luz, para que ésta se encargue de ella.

(93227 – De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 14 de Noviembre del 2012, “Introducción al Estudio de las Diez Sefirot”)

Material Relacionado:

Bajo el control de la interconexión común
La humanidad cambiará ¿qué sucederá con-un ermitaño en una cueva?
El sistema de las almas permite el flujo de luz entre ellas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta