Una válvula que bloquea la arteria principal

Baal HaSulam, “Introducción al Libro del Zóhar, “ítem 69: Pero ¿si, es al contrario, Dios no lo quiera, y la persona de Israel degrada la virtud de la interioridad de la Torá y sus secretos, la cual trata con la conducta de nuestras almas y sus grados, y la percepción y los gustos de las Mitzvot con respecto a la ventaja de la exterioridad de la Torá, la cual sólo se refiere a la parte práctica? Además, incluso si uno se atrae ocasionalmente a participar en la interioridad de la Torá, y dedica un poco de su tiempo ésta, cuando no es ni de noche ni de día, como si fuera redundante, con ello uno deshonra y degrada la interioridad del mundo, que son los hijos de Israel, y aumenta la externalidad de mundo, es decir las naciones del mundo, sobre ellos. Ellos humillarán y deshonrarán a los hijos de Israel, y considerarán a Israel como algo superfluo, como si el mundo no tuviera necesidad de ellos, Dios no lo quiera.

Por otra parte, con eso, hacen que incluso la externalidad en las Naciones del Mundo domine sobre la interioridad misma de ellos, para que lo peor de las Naciones del Mundo, los dañinos y los destructores del mundo, se eleven por encima de su interioridad, la cual son los Justos de las naciones del Mundo. Y entonces ellos hagan toda la ruina y la masacre atroz que nuestra generación ha atestiguado…

Si la nación israelí frena el proceso de corrección, hace retroceder el golpe de todas las corrupciones que ésta no ha corregido en el mundo. Pero en la misma medida que cumplimos con el método de corrección (y tenemos todas las condiciones para hacerlo), nosotros atraemos hacia el mundo entero la Luz superior, la fuerza superior que organiza todos los deseos y corrige todas las almas. Esta Luz llega a todos, por lo tanto veremos cómo comenzará a cambiar la actitud de ellos hacia nosotros. Así que no tenemos nada de que culpar a nuestros enemigos, nosotros somos quienes hemos hecho que sean de esa manera. Nosotros sufrimos debido a nuestra necedad, ya que no cumplimos con nuestro rol.

Se nos dice: “Yo he creado la inclinación al mal; he creado la Torá como una especia para ésta, puesto que la Luz en ella reforma”. Si nos corregimos, nuestras correcciones pasan directamente a todos los demás por medio de tubos abiertos.

Pero si no lo hacemos, entonces el mundo permanece sin corregirse por culpa nuestra, y se volverá hacia nosotros presionándonos y exigiendo esto de nosotros. Así que, de todos modos aun tendremos que avanzar hacia la corrección, pero por el camino de los sufrimientos, dado nos reusamos a escuchar inmediatamente y a cumplir con nuestro papel.

No tenemos otra opción. Ahora, después de todos los ataques con misiles, hemos comprendido esto un poco más. Vemos que estamos en un callejón sin salida y que estamos totalmente indefensos. No hay más tiempo para pensar, estamos muy atrasados y tenemos que hacer correcciones mucho mayores que las que ya hemos hecho.

La principal responsabilidad es nuestra, de quienes nos ocupamos de la corrección interna. Si hubiéramos hecho las correcciones a tiempo, no habría habido ningún conflicto en Gaza y no habría habido misiles. Los problemas corporales habrían desaparecido totalmente, simplemente no podrían existir en nuestro mundo. Nosotros podríamos elevarnos por encima de toda la materia como un platillo volador.

Todos somos culpables de lo que está sucediendo, todos aquellos que tenemos la interioridad de la Torá. Ahora es el momento perfecto para que las mismas personas que se llamaron a sí mismas la “nación de Israel“, las cuales dejaron Babel con Abraham y fundaron la nación basadas en los principios de “ama a tu amigo como a ti mismo”, “garantía mutua”, y “como un hombre con un corazón”, se conecten y lleven a cabo la corrección.

En el momento y en la medida en que ellas cumplan la corrección, ésta pasará libremente a todos los demás y se difundirá por todo el sistema que nos ata y que está a la espera de un llenado. Nosotros somos la válvula que bloquea la arteria y que no permite que la Luz superior pase a través de ella.

Por lo tanto, todas las naciones, al sentir de falta de llenado exhiben odio hacia nosotros de diferentes maneras. Nuestros vecinos del otro lado de la frontera están soñando con destruirnos, y esta es una expresión de la falta de corrección en ellos, la cual no les hemos proporcionado.

De acuerdo con la estructura del mundo, nosotros tendríamos que haberles pasado a ellos esta corrección. Es como una persona a quien yo le debo un millón de dólares, ¿por qué? Porque esa es la forma en que el mundo fue hecho, de acuerdo a todas las condiciones. Si no le doy el millón de dólares, ella tendrá quejas hacia mí, y yo respondo que no sé nada al respecto y que no sé qué quieren todos de mí.

Me dirijo a la ONU y al mundo entero en busca de ayuda, y los demás países dicen: “¿Sabes qué?, creemos que él tiene razón”. Esto se debe a que ellos también tienen una sensación similar, pero están más distantes de mí. Ellos también sienten que les debo algo, no un millón de dólares como el vecino, sino digamos diez dólares, y por eso pueden esperar.

Pero ellos sienten que yo tengo una deuda que crece día tras día y el interés es cada vez mayor. Así que no debemos esperar que ellos vengan a nosotros, la próxima vez, con un ramo de flores.

(93872 – De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 23 de Noviembre del 2012, “Un discurso para la conclusión del Zóhar”)

Material Relacionado:

¿Por qué están cayendo misiles sobre nosotros?

El medio de oro entre el misticismo y la escolástica

No hay tiempo que esperar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta