Al calor de la batalla con los molinos de viento

En vez de aferrarse al principio de “no existe nadie más que Él“, mi pensamiento depende de diferentes factores, los cuales yo veo frente a mí. En lugar de mirar hacia adelante para ver más allá de las personas, más allá del mecanismo, más allá de todos los fenómenos naturales y ver sólo al Creador y a mí, yo, igual que la persona miope, veo los objetos que están  cerca de mí y los veo como factores de los cuales depende mi libertad. Al igual que Don Quijote, yo peleo contra los molinos de viento, con un “paisaje” sin vida.

Como resultado, el Creador tiene que intensificar el mal y los sufrimientos, para que yo vea mejor de qué depende mi vida. Él lo hace para que yo no sea capaz de detener esta búsqueda.

Nosotros vemos esto en el ejemplo del estado de Israel: Ahmadinejad, Hamas, amenazas, misiles, Mubarak en lugar de Sadat, Mursi en vez de Mubarak…El Creador constantemente endurece el corazón del Faraón. ¿Por qué es así? Porque el pueblo judío no quiere ver la verdadera razón de lo que está sucediendo. Mientras tanto, todas las razones menores estaban destinadas solo a una sola cosa, a llevar a Israel hacia el Creador, así que nosotros tenemos que agradecerles a ellos por eso. Ellos no son más que medios.

En consecuencia, se requiere que las personas sean un poco más inteligentes con el fin de que vean con quién están tratando y quién está dirigiendo el mundo. Los problemas sólo nos hacen recordar cuál es la meta, y es fácil deshacerse de ellos si nosotros nos volvemos hacia el Creador. Pero nosotros no nos volvemos hacia Él para recibir “premios” sino con el fin de corregirnos, para adherirnos a Él y llevarle contento a Él. Entonces los actuales “recordatorios” serán anulados y por lo tanto el “ángel de la muerte” se convertirá en un “ángel santo”.

Pregunta: ¿Entonces con quién estamos trabajando, con el grupo o con el mundo externo?

Respuesta: Toda la realidad, incluyendo el mundo externo, incluyéndome a mí y al grupo, está en el Creador. El mundo externo me da un impulso negativo (1), al evocarme constantemente para yo me vuelva hacia el Creador (2). Pero yo sé que no puedo volverme hacia Él directamente. Primero tengo que volverme hacia el grupo y luego junto con éste, hacia el Creador. Solamente entonces yo tendré una vasija, un deseo por esto, mientras que nada me ayudará si trabajo individualmente.

 

(95523 – De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 12 de Diciembre del 2012, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

La victoria sobre el creador
El creador está oculto, pero el grupo está abierto
Oculto y revelado

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: