¿Ante quién siento vergüenza?

Baal HaSulam, el artículo “Exilio y redención”: Los ideales seculares se derivan de los humanos y por lo tanto no pueden elevarse por encima de lo humano. Pero una idea religiosa, que proviene del Creador, puede elevarse por encima de la humanidad.

Siempre necesitamos ver esta prueba frente a nosotros: ¿A quién queremos complacer? Y el opuesto, ¿ante quién temo ser deshonrado? ¿Ante los ojos del público, de los que me rodean, de mis familiares o desconocidos? O sólo tomo en cuenta al Creador, aunque éste cálculo pueda ser opuesto a todo lo que me ocurre en el nivel de este mundo. Usualmente es así como está arreglado todo para nosotros, una cosa en lugar de otra.

Por ejemplo, yo me avergüenzo en este mundo y a través de eso he sido acercado aún más al Creador, o prefiero rechazar el acercamiento al Creador sólo para no sentir la vergüenza en este mundo. Aquí la persona siempre se revisa, hasta qué medida es capaz de sufrir.

Este es un punto muy doloroso. Este es un gran momento ya que la vergüenza está en el núcleo de nuestra naturaleza. Por lo tanto, no es suficiente solo con refrenarte o justificarte con la exclusividad propia de uno, que heredamos de mala gana. No. Cuando se me revela toda la vergüenza, tengo que estar de acuerdo y entonces a través de esta concesión, invitar un gramo de otorgamiento del Creador, el cual Él ni siquiera conoce.

(94586 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 3 de diciembre del 2012, “Exilio y redención”)

Material Relacionado:
La vergüenza es lo opuesto a la perfección
La vergüenza como motor para el avance espiritual
La vergüenza es una cualidad beneficiosa

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: