¿Cómo encender el fuego en mi alma?

Rabash, “Hazte un Rav y cómprate un amigo 1”: Si la persona está muy cansada y se va a dormir a las 11 pm, si la despiertan a las 3 am, por supuesto ella va a decir que no tiene energía para estudiar porque está muy cansada. Y si se siente un poco débil o tiene un poco de fiebre, el cuerpo ciertamente no tendrá ningún poder para levantarse a la hora que está acostumbrada a levantarse.

Pero si la persona está muy cansada, se siente enferma, y se va a dormir a la medianoche, pero la despiertan a la 1 am y le dicen: “Hay fuego en el patio y está a punto de entrar en tu habitación. Levántate rápido, y podrás salvar tu vida a cambio del esfuerzo que estás haciendo”, ella no presentará ninguna excusa de que está cansada, atontada, o enferma. Por el contrario, incluso si está muy enferma, ella hará todo lo posible por salvar su vida. Evidentemente, debido a que obtendrá una cosa importante, el cuerpo tiene la energía para hacer todo lo posible por conseguir lo que quiere.

Por lo tanto, mientras se trabaja en “Hazte un Rav”, la persona cree que es, “Porque ellos son nuestras vidas y la extensión de nuestros días”. En la medida en que ella siente que ésta es su vida, el cuerpo tiene suficiente fuerza para superar todos los obstáculos, como está escrito en la alegoría. Por esta razón, en todos los trabajos del hombre, en el estudio o en la oración, ella debe concentrar todo su trabajo en la obtención de la grandeza e importancia del Rav. Mucho trabajo y muchas oraciones deben invertirse solamente en eso.

En palabras del Zóhar, esto se llama “Elevar la Divinidad del polvo”.

… En consecuencia, todo lo que nos falta es “Hazte un Rav, sentir la grandeza del Creador. Entonces, todos serán capaces de alcanzar la meta, lo cual significa adherirse a Él”.

Vemos cómo a nuestros grupos de todo el mundo a veces llegan muchas personas a la lección y, a veces llegan muy pocas. Es difícil juzgarlas, puesto que se nos dice: “No juzgues a un amigo hasta que estés en su lugar”. Pero, sin importar cuales sean las dificultades, la razón para estar ausentes durante la lección sigue siendo la misma: la falta de sensación de su importancia.

La sensación de importancia depende del grupo y no de la persona misma. Durante la lección nosotros vemos en la pantalla a los diferentes grupos: Kiev, Moscú, San Petersburgo, y muchos otros grupos. A veces vemos que el lugar está lleno de gente, pero por lo general hay sólo unos pocos. La razón de todo esto es la falta de sensación de la importancia de la meta, la cual no desarrollamos en nosotros. Desde Arriba, la sensación de la importancia ha sido disminuida intencionalmente, para que la persona necesite del grupo y sienta que ella depende del entorno que debe aumentar la sensación de importancia. En la medida que se adhiera al grupo, la importancia de la meta aumenta en ella, y es atraída hacia el grupo y avanza.

Pero si no siente la importancia del grupo y no se adhiere a él, entonces en consecuencia ella no siente la importancia de la meta. Por lo tanto, no será capaz de avanzar y, finalmente, lo dejará.

Todo depende sólo de la sensación de la importancia de la meta: En qué medida la persona anhela esto, estudia, y exige ser consciente de su importancia durante el estudio. Esto le sirve como el combustible necesario para su progreso.

Nuestra principal preocupación debe ser que carecemos de la sensación de la importancia de la meta, del combustible, de la grandeza del Creador, que debería ser suficiente para nuestro avance, para que yo no deje de pensar en Él, y me preocupe constantemente de que la sensación de importancia me atraiga hacia el centro del grupo en el que encontraré la entrada al mundo espiritual.

“Rav” (grande, importante) es el Creador. “Hazte un Rav” significa elevar al Creador por encima de todos los demás valores que la persona tiene, de tal manera nada pueda compararse con Él. De acuerdo a esas prioridades, la persona determinará su agenda diaria y su actitud frente a todo.

“Cómprate un amigo” es necesario con el fin de aumentar la importancia del Rav. Por lo tanto, tú debes comprarte amigos; pagarles por su actitud, por sus esfuerzos, servirles, para que ellos te ayuden a reconocer la grandeza del Rav, la grandeza del Creador.

Entonces, durante el estudio, tendremos la oración correcta por lo único que necesitamos, la grandeza del Creador. Todo se centra sólo en torno a esta grandeza: la oración, la iluminación, y el amor. Sólo el entorno puede ayudarnos con eso, si la persona evoca esto por sí misma.

(95863)
De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 12/19/12

Material relacionado:
Una nación que no tiene descanso
Todo por el bien de la unidad
Un instante entre el ahora y la eternidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: