¿De dónde viene la fuerza unificadora?

Necesitamos entender que si una persona, como la creación más elevada de la naturaleza, se esfuerza hacia la unidad e integralidad a pesar de ser incapaz de lograrlo, entonces a través de ello, evoca la integralidad de la naturaleza, la cual trabaja en él. Lo vemos en diferentes sistemas, varios objetos, incluso en relación a la manera en que crecemos.

Vemos cómo se desarrolla un niño. Hace intentos instintivos para volverse un adulto, para tener éxito en algo. Siempre está en un estado de tensión ¿Por qué esos intentos tienen éxito? ¿Por qué lo convierten en un adulto? ¿Por qué, como resultado de numerosos esfuerzos, él aprende, crece, comprende, y se desarrolla? Es porque con su deseo, evoca sobre sí la fuerza de la naturaleza, la cual lo desarrolla.

La misma naturaleza, la cual nos desarrolla y la cual gradualmente creó los niveles vegetativo, animado, y más tarde el humano a partir del inanimado, responde a nuestros esfuerzos y nuestra labor. Si nos esforzamos hacia integrarnos con ella, hacia integrarnos el uno con el otro, entonces eventualmente, descubriremos dentro de nosotros la manifestación de la fuerza general omnipresente. Es decir, al esforzarnos hacia la unidad evocamos sobre nosotros esa fuerza unificadora que ya existe en la naturaleza.
[95933]

(De KabTV “El mundo integral” 27 de noviembre del 2012)

Material Relacionado:

Es imposible llegar lejos por medio del simple entusiasmo
Integralidad: penetrando hasta los huesos
Con los ojos puestos en la integralidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: