El corazón comprende

Dr. Michael LaitmanPregunta: Cuando leemos El Libro del Zóhar hay partes que entiendo y hay partes que yo simplemente no puedo juntar, ¿cómo debemos trabajar en eso? ¿Debemos tratar de entender o debemos ignorar totalmente la mente?

Respuesta: Es cierto que hay partes del Libro del Zóhar que podemos comprender y hay partes que no podemos. Tenemos que buscar la sensación; ésta es una vasija de percepción. Si la mente puede traerles esta impresión emocional, entonces funciona como debería. Pero si sólo funciona como una mente fría, entonces es la dirección equivocada. No se debe a que no respetemos la ciencia o el enfoque racional, sino que la mente se revela en las vasijas de la sensación. Las vasijas nos llegan primero; éstas son la base. La mente sólo puede controlar lo que hay en ellas.

Así que, primero yo tengo que asegurarme de que siento, y luego, a partir de la sensación debo entender qué siento. Esto es llamado “el corazón entiende”. Primero aparece el corazón, la vasija. En la vasija nosotros sentimos y no entendemos. Después de todo, existe un deseo; éste descubre la Luz. Pero, ¿qué descubre?, ¿qué calcular? Él calcula que correcciones ha realizado con el fin de descubrir la sensación actual.

Las correcciones que yo he realizado, mis acciones con el fin de revelar la sensación actual, son llamadas mi mente, lo que he alcanzado es mi sensación. Resulta que el corazón entiende. Las correcciones que he hecho en el corazón están en la mente puesto que yo pasé a través de ellas, las realice, y las comparo, las recopilar, las conectar y las resto como en las matemáticas. Yo hago todo eso en el corazón, en mis vasijas de sensación.

Pero ahora ahondo en esas correcciones con la mente para descubrir una mayor profundidad de sensación. Así multiplico mis vasijas de sensación por 620 veces por medio de la mente, al entender ahora qué correcciones he atravesado con el fin de descubrir el estado actual.

Esto significa que la sensación sin la mente permanece en el nivel de la naturaleza inanimada, y al incorporar la mente en la sensación, yo elevo la sensación desde los niveles de Nefesh, a Ruaj, a Neshama, a Jaya, y a Yejida. No hay cambios en la Luz misma; es sólo al profundizar en ella con mis nuevas vasijas de percepción que descubro NRNHY en ella. La Luz misma es Nefesh.

(96580 – De la 2° parte de la lección diaria de Cabalá del 12/26/12, El Zóhar)

Material relacionado:
La Tora y el Libro Zohar
No temas a la oscuridad en ella hay luz
El cálculo en el corazón corregido

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta