Eligiendo hacia dónde queremos ir

Pregunta: ¿Qué significa que la nación de Israel necesita darle al mundo el método de la línea media?

Respuesta: Existen dos líneas en la naturaleza; una fuerza es nuestro ego que crece constantemente. En general, este es llamado “Faraón”. Y en el otro lado, existe una fuerza positiva a través de la cual necesitamos corregir este ego.

De esa manera, existen dos fuerzas una frente a otra, y la persona necesita llevarlas al equilibrio de forma que la fuerza malvada se transforme en una fuerza buena, “El ángel de la muerte se transforma en el ángel sagrado”. Y la persona hace esto tirando de esa fuerza hacia ella por su cuenta. Esto significa que “ella estudia la Torá“, la sabiduría de la Cabalá, en la forma correcta, lo cual es llamado la “Torá de Luz”, ya que en ella se encuentra la Luz que Reforma.

Pero la Luz nos afecta sólo si anhelamos conectarnos. Después de todo, toda la Torá se descubre en la conexión entre las personas cuando ellas desean y anhelan elevarse por encima del ego que las separa. Así es como sucedió frente al monte Sinaí cuando se les preguntó, “¿Están listos para conectarse como un hombre en un corazón?” Si la respuesta es sí, entonces la Luz que es llamada “Torá” aparece y nos conecta. Y entonces se revela el Creador, la fuerza superior. Si es “no”, entonces este es el lugar de su entierro.

¿Es específicamente en estado en el que en realidad estamos ahora y necesitamos elegir hacia dónde queremos ir, con cuál fuerza?

Para esto, no se requiere que todos estudien la sabiduría de la Cabalá, sino que todos alcancen la sabiduría de la conexión que es llamada educación integral, a través de la televisión e internet. Esta nos enseña cómo debemos conectarnos, es decir, a través de qué tipo de acciones. Si una persona sólo quisiera imitar el ejemplo que le da la educación integral y participar en ello de acuerdo a su habilidad, de manera pasiva: Escuchando lecciones, escuchando discusiones, entonces en eso, es añadida a todos. Y al final, todos juntos refuerzan la fuerza positiva, interna dentro de la nación, y en cuyos alrededores se consolidará cada vez más.

Y a partir de nosotros, esta fuerza comenzará a esparcirse por todo el mundo, hacia toda la humanidad. Y entonces comenzaremos a sentir cómo el mundo entero se tranquiliza, abandonando sus quejas acerca de la nación de Israel. Y más adelante, comienza a abordarnos de forma positiva preguntando cómo ayudarnos, sólo para recibir la Luz a través de nosotros.
(95072)
De la Porción semanal de Torá del  4 de Diciembre del 2012.

Material Relacionado:
Unificando dentro las dos fuerzas de la Naturaleza
Todo el mundo está ante el monte Sinaí
La humanidad es un grupo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta