“¡Están grabados… en mi corazón, todo el día y toda la noche!”

Baal HaSulam, Carta 20: Están grabados…en mi corazón, todo el día y toda la noche como incineradores de sed por la bondad y la plenitud de ustedes, y el Creador sabe el esfuerzo y poderes que he dado en nombre de ustedes, y estén seguros que esto no será en vano y que la palabra de Dios será eterna.

De este día en adelante seremos cada vez más fuertes en la Torá y Mitzvot (mandamientos), “como el buey a la labor y como el burro a la carga” para elevar la Divinidad del polvo, y los pecados se volverán méritos, ya que Su honor llenará la tierra. Y gracias a Dios, estoy muy seguro de que nuestra salvación será revelada pronto, y seremos recompensados para adorar juntos al Creador, en expansión y voluntad de Dios, tendremos éxito.

Baal HaSulam escribe acerca de su inversión en sus estudiantes y de su ayuda a ellos. Sin embargo, en el mundo espiritual, en contraste con el mundo corporal, el inferior tiene que hacer esfuerzos para que el superior pueda ayudarlo.

En el mundo corporal, un bebé está conectado con su madre de forma natural, primero por medio del cordón umbilical en el vientre y después a su pecho, a su cuerpo, y así, él recibe el trato de ella. La naturaleza lo fuerza a anularse de esta manera. Él no hace ningún esfuerzo de su parte. Por el contrario, él siente que su madre es la fuente de su vida, y está inclinado a adherirse a ella.

Sin embargo, en el trabajo espiritual, nosotros tenemos que hacer esta acción en contra de nuestro ego, hacia el grupo, el maestro, y el Creador. Sólo en la medida en que nos anulemos, recibiremos alimento de ellos, ya sea a través de lo que llamamos “cordón umbilical espiritual” o a través del pecho espiritual del Partzuf superior, a través de la Luz Circundante y de la Luz Interna.

Entonces, si un maestro escribe que los estudiantes están grabados… en mi corazón todo el día y toda la noche, significa que ellos también han realizado una gran cantidad de trabajo para llegar a esa conexión mutua.

Qué esfuerzo y poderes he dado en su nombre, esto es posible sólo si los estudiantes le permitieron al maestro otorgar sobre ellos. Si un bebé se niega a comer, ¿cómo es posible forzarlo? Aquí, es un asunto de su propio libre albedrío.

Primero, su libre albedrío es sólo anularse. Después, es además un acuerdo de aceptar el otorgamiento del superior, el cual siempre está en contraste con mi propia mente y sensaciones. Es un problema muy grande. Incluso sólo anularte y aceptar todo como Jassadim no es fácil. El embrión está en las aguas de Jesed, pero no es simple recibir todo como Jassadim en total auto anulación.

Entonces, un estudiante debe comenzar a aceptar acciones que son opuestas a sus sensaciones y a su mente, y aceptarlas con el fin de ver la gracia del superior en los más grandes sufrimientos, justo como Rabí Akiva en su dolorosa muerte.

Esto no es simple en absoluto, y nosotros tenemos que prepararnos para eso. Lo principal es querer que cambie nuestra actitud hacia lo que está sucediendo con nosotros. Se requiere que nosotros imploremos, oremos, de manera que seamos capaces de justificar todo lo que sucede, y recibir la acción del Creador sobre nosotros con amor y pedir ayuda con el fin de adherirnos al grupo, al maestro, y al Creador para que el amor cubra todos nuestros pecados.

Este trabajo es llamado como un buey a la labor y como un burro a la carga. Debemos sentir constantemente que No existe nadie más aparte de Él, y la vasija para esta sensación es nuestra conexión y amor. Es por esto que es llamada la gran regla de la Torá.

(95176 – De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 11 de noviembre del 2012)laitma

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta