La unidad de los hermanos: el mejor presente para el padre

Pregunta: ¿Qué convierte todas nuestras plegarias en una plegaria? ¿Cómo podemos pedir lo mismo juntos?

Respuesta: Con el fin de hacer eso tenemos que aclarar una y otra vez que es imposible elevar una plegaria solo. Una plegaria así no es aceptada.

Nuestra meta es que el deseo de recibir se reúna en un todo con una intención, como era antes. Había plenitud hasta que la fragmentación insertó la intención de otorgar en cada grano del deseo de recibir. Ahora esta intención fragmentada está bajo el dominio del ego, pero mediante eso existe una conexión entre los dos deseos-el deseo de recibir y el deseo de otorgar, como si estuvieran mezclados y pudieran estar juntos.

Pero esta conexión hace surgir la pregunta: ¿Cómo debemos trabajar? ¿Cómo debemos clarificar las cosas si tomamos en cuenta que los deseos están en ti? Dado que tienes que “procesar” tu parte privada. La corrección no es cuando el deseo de otorgar controla el deseo de recibir, sino cuando tras la fragmentación, los deseos de recibir están conectados mediante los deseos de otorgar.

Nos inclinamos a trabajar de forma individual: “Estoy dispuesto a hacer lo que el Creador requiera de mí”. Si Él quiere que yo otorgue, otorgaré; si quiere que me adhiera a él, me voy a adherir. Estoy dispuesto a todo en mis vasijas privadas, “Sólo dime qué tengo que hacer”. Pero conectarme con otros mediante los atributos de otorgamiento que me heredaste durante la fragmentación-de ninguna manera.

Mientras tanto, el Creador disfruta de tu acción que está dirigida hacia la conexión. Porque entonces estás usando Su poder, y en lugar de odiar a otros los amas. Mediante eso te desarrollas hacia la fuerza del amor, al querer asemejarte al Creador, aun cuando pareces no tener relaciones con Él. Intentas traerle contento a Él eventualmente, pero la acción en sí se cumple entre nosotros; tu unidad con el amigo es un placer para el Creador.

Estamos hechos de deseos de recibir que quieren ser llenados, y también de deseos de otorgar que buscan una oportunidad de obtener una ganancia a expensas del otorgamiento a otros, usar a otros de una manera más astuta. Tienes que poner este mundo al revés, con el fin de conectarte con otros, “como un hombre con un corazón”. Si te conectas con los amigos con el fin de traer contento al Creador, y si al mismo tiempo te vuelves como Él en tu deseo de recibir, entonces estás llevando contento a Él mediante eso y así logras aquello que es deseable.

El niño que Él creó y preparó finalmente quiere ser semejante a Él, ser como su padre; quiere ser independiente, asemejarse a Él en sus acciones. No tienes que, y no necesitas hacer nada excepto llevar a Él este placer- crecer mediante la conexión con otros.
[94430]

(De la segunda parte de la Lección diaria de Cabalá 30 de noviembre del 2012, El Zóhar)

Material Relacionado:

Una plegaria por lo inalcanzable
La oración de muchos, una única demanda
La plegaria de muchos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta