Los tres pilares que sostienen al mundo

Rabash, “Abraham engendró a Isaac”: En la Mishná dice: “Hay tres cosas que sostiene al mundo, la Torá, el trabajo y la caridad”. Abraham es llamado “un hombre de caridad”, quien dedica su energía a prodigarle bondad a la gente, Isaac es llamado “el pilar del trabajo”, quien dedica su alma sobre el altar. Y Jacob es llamado “el pilar de la Torá”, como se nos dice “le darás la verdad a Jacob”, y la Torá es llamada la Torá de la verdad. Y así, cada persona debe alcanzar estos tres pilares. En primer lugar estos tres pilares fueron revelados uno tras otro por nuestros sagrados patriarcas, ya que cada uno revela un pilar. Y después que los tres pilares fueron revelados, también está en nuestras manos seguir el mismo camino que nuestros antepasados pavimentaron para nosotros, y es por eso que se nos llama “El Pueblo Elegido”, porque tenemos un mérito que hemos heredado de nuestros patriarcas, observar los tres pilares, por medio de los cuales el mundo puede existir, lo cual significa que por ellos el mundo existirá y alcanzará la meta para la cual fue creado.

La Luz creó el deseo, la Luz es el otorgamiento total, y el deseo es recepción total, sino por medio de la Luz, el deseo tiene que cambiar hacia “la recepción con el fin de otorgar”. Esto significa que la Luz y el deseo tienen que conectarse de un modo especial llamado “por encima de la razón” o “línea media”.

Esta combinación la hace la elección de la persona. Gracias al hecho de que la persona elije la combinación correcta cada vez, ella la incluye en su interior. Un “ser humano” es el sistema que está hecho de dos partes: una Luz y una vasija, un deseo de otorgar y un deseo de recibir, y por el hecho de que la persona que está entre ellas puede elegir y determinar la relación correcta entre ellas, se crea en su interior una mayor combinación entre la Luz y la vasija.

El trabajo de la persona es comprobarse a sí misma y aprender de la Luz. Con el fin de hacer eso, ella ya debe tener incorporadas las “tres líneas”: la de la Luz, la de la vasija y la de la actitud correcta entre ellas, sólo entonces será capaz de saber lo que la Luz le trae. Esto es llamado el trabajo de Abraham, la primera revelación espiritual en nuestro trabajo.

Entonces nosotros comenzamos a trabajar en la vasija en la línea izquierda, con el fin de entender qué es nuestra materia. Tú puedes ver las diferencias dentro de la materia sólo si tienes la Luz y sabes cómo trabajar correctamente con la vasija. Esto significa que la línea izquierda misma también se compone de tres líneas con el fin de aprender correctamente acerca del deseo, a esto se le llama el trabajo de Isaac.

Luego está el trabajo en la línea media: una combinación de la línea izquierda y la línea derecha en una línea, con el fin de saber exactamente lo que tenemos que hacer con estas dos fuerzas. A esto se le llama el trabajo en la línea media, el trabajo de Jacob, la cual, mientras tanto, está en el estado de pequeñez, en la fase de raíz, en la fase uno y en la fase dos. Entonces, después de alcanzar el estado de grandeza en los niveles tercero y cuarto, este trabajo ya es llamado Israel. Estas son las fases del crecimiento espiritual de la persona.

La persona que avanza de esta manera tiene lo que llamamos “derechos patriarcales”, los cuales significan que recibe el método y lo cumple, y pertenece al pueblo elegido, puesto que trabaja de acuerdo a las “tres líneas”, entendiendo que ella es la “línea media” que conecta las dos primeras líneas.

La línea media es llamada un ser humano y también es llamada el Creador, Zeir Anpin, el pilar central. En general, la línea media es el grado en el que la persona se adhiere al Creador.

Es imposible trabajar en Santidad, puesto que la Santidad es llamada otorgamiento. El otorgamiento sólo es posible en la correcta combinación entre las dos líneas: la línea derecha y la línea izquierda en la línea media.

Por lo tanto se dice que el mundo está sostenido sobre “tres pilares: sobre la Torá, sobre el trabajo y sobre la caridad” si miramos el proceso de corrección del mundo desde nuestro lado, de abajo hacia arriba. La Torá es la línea media, Jacob; el trabajo, es la línea izquierda, Isaac; y la caridad es Abraham, la línea derecha.

(94212)
De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 11/28/12

Material relacionado:
¿Quién es responsable por la corrección?
Los alienígenas de la antigua Bebel
Los arquitectos del mundo integral

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta