No creas que alguien laboró y no encontró

Baal HaSulam, “Introducción el Estudio de las Diez Sefirot”, Punto 98: Ahora puedes ver que la pregunta que los intérpretes hicieron acerca de la Mitzvá del amor, diciendo que esta Mitzvá está fuera de nuestras manos, ya que el amor no viene mediante coerción y obligación, no es en absoluto una pregunta. Esto es porque está enteramente en nuestras manos. Cada persona puede laborar en la Torá hasta que encuentra el alcance de Su Providencia abierta, como está escrito, “Laboré y encontré, créelo”.

Cuando uno alcanza la Providencia abierta, el amor se extiende hacia él por sí mismo a través de canales naturales. Y uno que no cree que pueda alcanzar a través de sus esfuerzos, por cualquier razón, está necesariamente en ausencia de fe en palabras de nuestros sabios. En su lugar, él imagina que la labor no es suficiente para cada persona, lo cual es el opuesto del verso, “Laboré y no encontré no lo creas”. También está en contra de las palabras, “aquellos que Me buscan Me encontrarán”: específicamente, aquellos que “buscan”, quienes sean, grandes o pequeños. Sin embargo, él ciertamente necesita laborar.

Esto es porque el esfuerzo es la “vasija”. No es sólo un prerrequisito como en nuestro mundo, donde puedo tomar un préstamo del banco o robar si no tengo dinero para comprar algo. Con respecto a alcanzar la espiritualidad, no tengo opción, ¡el dinero tiene que ser mío! Esta es mi “cubierta” (Kisufa, de la misma raíz en Hebreo para dinero) sobre el deseo de recibir, el Masaj (pantalla). Este tiene que ser mío, ya que de otra manera, no seré capaz de sentir el llenado.

Podemos “tomar prestado” del Creador y después pagarle mediante nuestro esfuerzo, como se dice: “La tienda está abierta y la mano está escribiendo”. Pero sólo puedo tomar prestado como ayuda para mi desarrollo y no para la revelación. Para alcanzar la revelación, debo tener mi propia vasija.
[96093]

(De la primera parte de la Lección diaria de Cabalá 20 de diciembre del 2012, “La introducción al Estudio de las Diez Sefirot”)

Material Relacionado:

Búsqueda espiritual ¿qué encontramos?
La eterna búsqueda de la espiritualidad
Sal y pimienta en el trabajo espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta